ESTOS SON LOS PERSONAJES DE HASTA QUE TÚ TE VAYAS

A medida, de que vayan apareciendo nuevos personajes los iré agregando para que la novela sea mucho más fácil de leer.
José es el marido de Anita
Anita es la mujer de José
Amigo es el perro de ambos
María es una curandera querida por todos
Juan es el panadero, hombre muy afable
Don Federico es el patrón de José y marido de Doña Manolita
Doña Manolita es la mujer de Don Federico, está enferma de gravedad

miércoles, 30 de enero de 2013

JEREMY Y YOLANDA CAPÍTULO Nº 58 CUENTO (NOVELA)

María muy sutilmente llevaba a su amiga hacia dónde estaba Jeremy, él permanecía escondido detrás de una furgoneta que había aparcada a pocos metros.
Yolanda se topó de lleno con sus ojos, que la miraban con una mezcla de amor y desesperación.

-¿Qué hace aquí? -Preguntó a sus amigos pareciendo enfadada. Interiormente sintió un vuelco en su lastimado corazón.

Dejándose llevar por un impulso, Jeremy se arrodilló a sus pies.
-Te quiero, Yolanda. Tanto que voy a morir de amor.

-¡Ya será menos! -Dijo ella con un nudo en la garganta. Y acordándose de todo lo que había y estaba sufriendo.

Sus amigos se miraron. Sabían lo que debían hacer en aquellos momentos. Se alejaron de allí,  y a una distancia prudencial los observaban, por si necesitaban de ellos. No querían molestarles, y si, que arreglasen aquel malentendido que les estaba haciendo tanto daño.

Yolanda se puso a llorar muy nerviosa.
-Me has hecho mucho daño, y más sabiendo cuánto te quería.

-¿Querías? ¿ya no me quieres?

-¿Como me puedes preguntar eso? ¿Acaso no te he demostrado lo que siempre he sentido por ti?

-Mi querida, Yolanda. Te amo tanto, que no se vivir sin ti.

-¿Y la otra? ¿Ya no estás con ella?

-Nunca lo he estado, mi amor. ¡Déjame qué te explique! No quiero vivir ni un solo momento sin ti.

-¡Explícate! -Lo dijo en un tono alto, a punto de perder los nervios otra vez.

-Era una invitada de mis padres, ella y su padre. Me acosaba constantemente, nunca quise ni tuve nada que ver con ella. ¿Me crees?

A Yolanda, unos enormes lagrimones le resbalaron por la cara, y qué ella apartó con las palmas de las manos.

Jeremy la abarcó con sus brazos. Ella depositó su rostro en su hombro humedeciéndole un poco la camisa.

Los amigos sonrieron. Habían hecho todo lo posible para que ellos dos estuviesen juntos. 
-¡Bien! -Dijo Israel.

-Toma ya! -Ahora fue María sonriendo.

Los tortolitos se estaban dando un beso de película, sin importarles si alguien los veía.

Cuando se calmasen entrarían en la casa. 

La abuela preparaba tranquilamente la comida.
Autora Verónica O.M.
Continuará

jueves, 10 de enero de 2013

JEREMY Y YOLANDA CAPÍTULO 56-57 CUENTO (NOVELA)

56
Llegó el ansiado domingo.
Yolanda se levantó temprano. Con los nervios de volver a ver a su amiga apenas pudo dormir. La había llamado el día anterior confirmando de que vendría con Israel, su novio.
Interiormente se alegró por ellos. Pero también se entristeció por si misma. Era tan desgraciada... Sin el amor de su chico. Con el que había pensado algún día formar una feliz familia.
Se duchó y vistió muy mona. Su tejano favorito y un top de colores muy vistosos, que a su rostro daban vivacidad.
El maquillaje apenas era perceptible (nude) Estaba guapísima. 
Al siguiente mes cumpliría los diecisiete.
Después fue en busca de su abuela. La encontró en la cocina, preparando un suculento desayuno para ambas.
Desayunaron y hablaron de cosas no demasiado importantes, pero que llenaron el tiempo de forma agradable.
Sobre las once de la mañana sonó el timbre de la puerta.

-Abuela, abro yo.

Al abrirla...
Encontró a María e Israel esperando con sus amplias sonrisas. Y se abrazaron los tres a la vez. Muy contentos de estar juntos de nuevo. 
Mientras tanto alguien observaba no lejos de allí. Su corazón le golpeaba fuertemente el pecho.

CAPÍTULO nº 57

Desde su escondrijo Jeremy no se perdía detalle.
Había pactado con sus amigos (de él y de Yolanda) entretenerla en la puerta el máximo tiempo posible.

-Entremos... Mi abuela espera dentro.

El cruce de miradas entre ellos le pasó inadvertido.

Fue María quien tomó las riendas de aquella situación un tanto extraña. Todo para que sus queridos amigos estuviesen de nuevo juntos. Se amaban, y aquel malentendido entre ambos les estaba causando un sufrimiento innecesario.
-Si no te importa, desearíamos antes hablar contigo. Después entraremos encantados.

Yolanda asomó la cabeza por la puerta de la casa. -Abuela, vamos a dar una vuelta. Luego entramos.

-Está bien, Yoli.

Con un suave portazo cerró la puerta.

La abuela los observó durante un rato desde una de las ventanas. -¡Estos jóvenes! 
Sonrió acordándose de cuando ella también lo fue. -El tiempo pasa tan rápido. -Y una lágrima, cayó por su mejilla yendo a parar a la comisura de sus labios.
Autora Verónica O.M.
Continuará

sábado, 5 de enero de 2013

A LOS REYES...



Preciosa imagen de internet

Al rey Melchor le pedimos
la paz mundial.
A Gaspar bienes para
los que nada tienen.
Y a Baltasar...
que apechugue
con todo lo demás.
Ya todos sabemos
los problemas que hay.
Melchor, Gaspar, Baltasar,
si queréis seguir 
en ese pedestal
que os tenemos.
¡Rápidos a currar!
Me he tomado la libertad, de pedir por todos.
Verónica O.M.

JEREMY Y YOLANDA CAPÍTULO Nº 56 CUENTO (NOVELA)

Llegó el ansiado domingo
Yolanda se levantó temprano. Con los nervios de volver a ver a María, apenas pudo dormir. Ella, la llamó el día anterior confirmando de que vendría con Israel su novio.
Interiormente se alegró por ellos. Pero también se entristeció por ella misma. Era tan desgraciada, sin el amor de su chico. Con él que había pensado, algún día formar una familia feliz.
Se duchó,  y vistió muy mona. Su tejano favorito, con un top de colores muy vistosos. Qué a su rostro daban vivacidad.
El maquillaje, apenas perceptible (nude) Estaba guapísima. 
El mes siguiente cumpliría los diecisiete.
Después fue en busca de su abuela.
La encontró en la cocina, preparando un suculento desayuno para ambas.
Desayunaron, y hablaron de cosas, no demasiado importantes. Pero que llenaron el tiempo de forma agradable.
Sobre las once de la mañana, sonó el timbre de la puerta.

-Abuela, abro yo.

Al abrirla... Encontró a María e Israel, esperando con sus amplias sonrisas. Y se abrazaron los tres a la vez. Muy contentos de estar nuevamente juntos.
Mientras tanto, alguien observaba no lejos de allí. Su corazón, golpeaba fuertemente su pecho. 
Autora Verónica O.M.
Continuará 
Buen finde... Qué los reyes sean muy generosos.

Mis post más visitados en la última semana

Mi lista de blogs

Regalo desde el blog DESVIO 24

Regalo desde el blog DESVIO 24
Muchas gracias Jhossef

Premio desde el blog DESVIO 24

Premio desde el blog DESVIO 24
Muchas gracias Jhossef

REGALO DE LA CHARCA DE ELISA

REGALO DE LA CHARCA DE ELISA
muchas gracias, clica en la imagen

Premio de Los relatos de Ana

Premio de Los relatos de Ana
Muchas gracias Ana

DOS PREMIOS PARA ESTE BLOG

DOS PREMIOS PARA ESTE BLOG
Muchas gracias Nela

PREMIO B. AMIGOS DE LA RED

PREMIO B. AMIGOS DE LA RED
Muchas gracias Marita

PREMIO POEMAS INQUIETOS

PREMIO  POEMAS INQUIETOS
Gracias amigo

REGALO DE MI TOCAYA VERÓNICA

REGALO DE MI TOCAYA VERÓNICA
Muchas gracias

PREMIO REVISTA DE MIS ANTOJOS

PREMIO REVISTA DE MIS ANTOJOS
MUCHAS GRACIAS

Regalo del blog de Ariadna

Regalo del blog de Ariadna
muchas gracias amiga...

Regalo del blog Musa, papel y pluma

Regalo del  blog Musa, papel y pluma
muchas gracias Myriam

REGALO DEL EL ESCONDITE DE LAS GOLONDRINAS

REGALO DEL EL ESCONDITE DE LAS GOLONDRINAS
Mil gracias querida Victoria

Regalo del blog y sigo pensando

Regalo del blog y sigo pensando
muchas gracias EriKa

REGALO DE MIS SENTIMIENTOS

REGALO DE MIS SENTIMIENTOS
Gracias tocaya

Premio para este blog

Premio para este blog
Muchas gracias Sor Cecilia, si clicais en el premio entraréis en su bello blog

visitantes