ESTOS SON LOS PERSONAJES DE HASTA QUE TÚ TE VAYAS

A medida, de que vayan apareciendo nuevos personajes los iré agregando para que la novela sea mucho más fácil de leer.
José es el marido de Anita
Anita es la mujer de José
Amigo es el perro de ambos
María es una curandera querida por todos
Juan es el panadero, hombre muy afable
Don Federico es el patrón de José y marido de Doña Manolita
Doña Manolita es la mujer de Don Federico, está enferma de gravedad

martes, 30 de abril de 2013

NO QUIERO IRME TODAVÍA (5 DE 25)

Gif animado de internet
novela escrita por mi

                                                
Al rato de marcharse Jorge, la mujer ya estaba arrepentida de haber respondido de mala manera. Analizó desde todos los ángulos, todo lo que había pasado, desde que el hombre entró en su vivienda, pensó que cuando Jorge cayó al suelo, aquello fue extremadamente extraño.
Ella tampoco vio que su amante la pegase. ¿Como pudo pegarla sin ella haberlo visto?
Debería ir a pedirle perdón, pero después de la bofetada, y sobre todo la gran patada en sus partes, era muy violento personarse en el ambulatorio, el no querría verla y a su pesar lo entendía.
Pensó que mañana sería otro día, así que volvió al dormitorio, y ella sola intentó acabar lo que Jorge había empezado, ya sabía que no sería lo mismo, pero sería mejor que nada.
Estando en la labor, sintió una gran corriente de aire, se había abierto la ventana de golpe, no le quedó más remedio que dejar lo que estaba haciendo e ir a cerrarla.

El espíritu del difunto, disfrutaba de lo lindo, siendo tan impertinente. Aunque ahora la dejaría tranquila un rato, para saber como se lo montaba ella solita.
Nunca imaginó que Maite, hiciera esas cosas, estaba visto que no sabía de ella, nada más que lo justo, y quizás ni eso.

La mujer gemía, intentando hacer el menor ruido posible, sin saber que allí delante estaba el espíritu de su difunto mirándola.
Acabada la faena, fue a ducharse, en la ducha algún restregón en semejante parte se daba, ella no tenía la culpa de ser tan viciosa, sin duda nació de esa manera. ¿O fueron los años, que la convirtieron en una ninfómana?

El espíritu, se hacía cruces, después se acordó que de cruces nada de nada, había hecho tratos con el diablo, aunque nunca pensó ser tan malo, pero a veces las cosas dan giros inesperados.

Maite no tenía hambre, así que se acostó, dejó abierta la luz de la mesilla de noche, ya que últimamente no le agradaba la oscuridad.

-¿Desde cuando?
Desde que había enviudado

El espíritu se puso a sus pies, cuando ella durmiese la haría cosquillas en las plantas de los pies.
Y eso mismo ocurrió... Sintió cosquillas, se despertó dando patadas como loca, su difunto en su vida se lo había pasado tan bien.

-Estoy como un chavalín, con zapatos nuevos jajaja. La dejaré  dormir, que me huelo que esta mañana va a ir en busca de su querindongo, me lo voy a pasar pipa con ellos ¡jajaja!
Continuará
Autora Verónica O.M.

lunes, 29 de abril de 2013


Hoy día 29 de Abril, Día Internacional de la Danza. 
Bailarina, es un poema que he escrito para festejar este día. Deseo os guste.
http://poemasdevero.blogspot.com

domingo, 28 de abril de 2013

NO QUIERO IRME TODAVÍA (4 DE 25)

Gif animado de internet
novela escrita por mi 

                                                     
Por suerte para Maite, todo ya había pasado, su difunto ya descansaba en el cementerio al que pensaba ir muy poquito, argumentando que era incapaz de imaginarse que se había ido para siempre y no poder verlo más.
Sus vecinos la creerían, ya que a ojos de ellos habían sido un matrimonio modélico. 
La vida empezó de nuevo sin él. Había dejado caer en el vecindario que estaba muy depresiva, apenas se arreglaba para salir a la compra porque había que guardar las apariencias.

Sus vecinos, no pensaban mal para nada, cuando vieron al médico entrar en el piso, sin duda ella necesitaba de sus cuidados ya que la pobre parecía estar pasándolo muy mal.


Cuando el hombre entró en la vivienda, Maite se desmelenó, lo esperaba maquilladísima y con un salto de cama color negro transparente, y un tanga del mismo color, su pecho casi descubierto en su totalidad al ser escotadísimo.
Eso si, todo muy en silencio, no quería que los vecinos se enterasen de nada.


El espíritu, se puso de muy mala leche al ver tanta desfachatez delante de sus narices.
-¡Os vais a enterar! 

¿Qué se le ocurrirá a este espíritu? ahora lo sabréis.


El médico, de nombre Jorge, acariciaba a la mujer y ella se retorcía de placer.
Maite a su vez, le hacía unas cositas que nadie jamás se las había hecho. Estaba encantadísimo de tener a su entera disposición, una hembra viciosa como aquella.
Cuando estaban  a punto de alcanzar el orgasmo, sintió como si alguien lo hubiese empujado fuertemente, el hombre cayó de la cama y dio con su  nariz en el duro suelo, empezó a sangrar poniéndolo todo manchado de sangre.


La mujer se bajó corriendo de la cama, para ver que le había pasado.

-¿Jorge, que te ha pasado hombre?


-Alguien me ha empujado.


-¡Que cosas dices! Aquí no hay nadie más que nosotros, eso es imposible.


Fueron hacia el cuarto de baño, se lavó la cara, y puso algodón en sus fosas nasales, estaba un tanto cómico al sobresalir de ellas un poco.

El espíritu, no paraba de reir jajajaja.

Y de nuevo marcharon hacia el dormitorio, el hombre ya no se fiaba.


-Espero que no me dejes a medias, otra vez Jorge, que estaba a punto...


-No ha sido por mi culpa, mujer.


-¡Ay estos hombres, que blandengues que son!


Empezaron todo el ritual de nuevo, al poco rato fue la mujer la que sintió, como si alguien le diese un fuerte bofetón.

¿Pero como pudo ser, sin ella darse ni cuenta?
-¿Pegas a las mujeres? ¡Eso no te lo pienso consentir!


-Maite, yo no he sido.


-¿Y entonces quien fue? No me hagas reír.
La mujer con la cara desencajada, le dio un fuerte bofetón, y una gran patada en semejante lugar.

El hombre se retorcía de dolor, estaba deseando salir de allí y  se vistió como pudo, pero antes de irse.

-Estás loca. ¡Aquí se acaba todo entre nosotros, no me esperes nunca más, ninfómana!


El espíritu se reía a carcajadas, se asombraba que nadie pudiera ni verlo, ni escucharlo.
Continuará
Autora Verónica O.M.

sábado, 27 de abril de 2013

NO QUIERO IRME TODAVÍA (3 DE 25)

Gif animado de internet
novela escrita por mi

                                                     
A los pocos minutos de marcharse el diablo, Manuel descansaba en la cama, y ya jamás despertaría.
No sufrió, ni le dio tiempo a darse cuenta que se iba, el diablo sin duda le ayudó para ello.
Murió y al momento se dio cuenta, que salía de su cuerpo. Se observó a si mismo, allí durmiendo para siempre. Pero sin embargo él estaba allí de pie, y nada le dolía ya.
Vio a Maite entrando en la habitación, y la cara de felicidad que se le quedó a ella, cuando se dio cuenta que el ya había fallecido.

-Anda Manuel, ya estás en el otro barrio jajaja. ¡Ya era hora, hombre!

Mientras tanto Manuel, en su nueva vida (de espíritu) decía sin ser visto ni escuchado.
-¡Hija de puta!

Cogió su teléfono móvil, y buscó en la agenda el número del médico, al que llamó a continuación.
-¡Ya se ha muerto, mi amor!  ahora podremos estar juntos. Cuanto antes se lo lleven de aquí mejor.

-Se comedida, Maite. Que no se te note lo contenta que estás, pica bastante cebolla, que los ojos se te pongan bien rojos, dentro de un rato estaré ahí con un colega.


Mientras tanto Manuel, hacía sus propias conjeturas, su mujer y el médico se entendían, eran lo peor de lo peor. Ya verían estos dos, les amargaría sus vidas
-¡Me las vais a pagar!

La mujer hizo lo que su amante le aconsejó, los ojos los tenía rojísimos como de haberse hartado de llorar. Y así lo creyó el colega que venía con el.

-Está muerto.
Certificaron los dos.

-¿Cuando se ha quemado la mano?
Preguntó el colega

-¡No sé!
 La mujer, no sabía que contestar ante aquello, era muy extraño ya que apenas se podía levantar sin la ayuda de ella.

En un plis plas, sacaron a Manuel de la casa, con la ayuda de los del seguro de muertos que tenían.
Al día siguiente, se desharía para siempre de él enterrándolo.

Aunque no sería así del todo, Manuel se acomodó en el sofá dispuesto a que llegase su momento, para empezar a vengarse.

-¡Te vas a enterar Maite, y este medicucho de pacotilla! Y yo como tonto contándole nuestras intimidades a semejante sinvergüenza, sois tal para cual. Ni por la cabeza se me podía pasar esto.
Continuará
Autora Verónica O.M.

miércoles, 24 de abril de 2013

NO QUIERO IRME TODAVÍA (2 DE 25)

Gif en movimiento de internet
novela escrita por mi



                                                 
Maite dejó de cantar un momento, escuchó hablar a alguien, supuso que era Manuel que la llamaba.
-¿Estás bien, amor? Si me necesitas ahora mismo voy, cuando me seque las manos.


Manuel a continuación, y muy rápidamente alzó la voz lo poco que pudo.
-¡No es necesario Maite, hablaba solo, y estoy bien!

-¡Vale, amor! Voy a seguir fregando los cacharros.

-¡Mira que es pesada!
Dijo en voz muy baja, y sobre todo para que no se percatase, de que tenía aquella extraña visita en la habitación.

-¿Parece, que no la quieres demasiado?
Dijo el diablo, con cara de felicidad

-
La quería a mi manera, pero me enteré que me voy a morir, y hasta me da rabia cuando me dice mi amor en ese tonito, que me imagino que es porque sabe que las voy a palmar muy pronto, y se va a deshacer de mi. Si mis fuerzas me lo permitieran a esta, le iba a amargar mis últimos días, pero hay que joderse hasta el final.


-¡Mira que eres malo! Si te hubiese conocido antes, tu y yo hubiéramos sido muy amigos, te lo aseguro jajaja. Bueno, y como no tengo todo el día, que tengo que hacer más visitas a otros medio moribundos, a lo que he venido... Mi trato, es el siguiente, cuando las palmes te podrás quedar aquí en tu casa, tu mujer no te verá ya que serás un espíritu, y por lo tanto in-vi-si-ble, podrás resarcirte de tu muerte haciendo maldades. ¡Pero ojo! en el momento que dejes de hacerlas, vengo y te llevo conmigo. En el infierno te asarás de calor te lo aseguro, aunque a veces alguna fiestecita nos damos también, pero eso solo en las fiestas que en la tierra son de guardar, pues nosotros no las guardamos. ¿Estamos?

-¡Estamos! ¿Y eso de qué seré un espíritu? Como viviré?, ¿Podré comer? ¿Dormir?

-En cierta manera vivirás, que eso ya es mucho para un palmao, no necesitarás ni comer, ni dormir, solamente estar alerta, y cuando puedas a hacer maldades, ese es el trato. ¿Qué te parece?

-Bien, la verdad es que me gustaría no tener que palmarla, pero como eso es imposible, acepto el trato.

Al darle la mano al diablo, Manuel sintió una gran quemazón en la mano.

-¡Ay iluso! ¿Es que se te olvidó, que soy el diablo?

Y como vino se marchó, a Manuel le quedó una sonrisa perversa en su cara, y también la mano derecha, algo chamuscada.

Continuará
Autora Verónica O.M.

lunes, 22 de abril de 2013

NO QUIERO IRME TODAVÍA (1 DE 25)

Gif animado de internet
novela escrita por mi

                                                
El hombre llevaba un tiempo enfermo, al principio no pensó que sería tan grave, ni imaginaba que podía morir tan pronto, como así sucedería después...

Observaba, a su mujer Maite, y pensó que todavía estaba de buen ver, y si el las palmaba encontraría a otro, que le calentase la cama. Eso no le gustó en absoluto.
Cada día se sentía peor, y casi aceptó que aquel era su destino, nada podía hacer por evitarlo.
Una mañana al ir a levantarse, tuvo una aparición. Una bestia muy fea, vino hacía él, al principio se echó para atrás, pero inmediatamente se dio cuenta, que no venía a hacerle nada malo, parecía venir en son de paz.

-¿Manuel, sabes quien soy?

-¡Anda, si sabes hablar!

-Menos chuflas, te hice una pregunta ¿Sabes quien soy?

-¿Eres el diablo?

-¡Pues claro! que soy el diablo. Mírame bien, si tienes dudas.

-¿Y que quieres de mi?

-Te vine a hacer una oferta. Verás, veo que te vas a morir y me parece que no te hace maldita gracia, así que vine a ofrecerte un trato.

Manuel, lo miró a los ojos. Los tenía como inyectados en sangre rojísimos, se podía imaginar hasta el rabo. Aunque parecía que si tenía, en aquellos momentos lo llevaba tapado.

-He observado, que te vas con pena de este mundo, y como soy muy generoso, cuando las palmes te dejaré que vagues por aquí a tu antojo. ¿Qué te parece?

Manuel pensó, que aquel diablo estaba completamente chiflado, pero como nada perdía le dejó hablar y explicarse.

-¿Porqué te vas con pena, si esta vida es bastante ingrata?

-Porque dejo sola aquí a mi mujer, y pienso que poco tardará en buscarse a otro, y eso me revienta bastante.

-Parece que tu eres de los mios, jajaja. Estoy convencido, que haremos trato.

-¿Y ese trato, qué me vienes a ofrecer?

-Bueno es largo de contar, así que me sentaré. ¿Puedo?

-Pues claro, que puedes. Ven, te hago un sitio aquí a mi lado.

El diablo se sentó a su lado en la cama, mientras en la cocina se oía cantar a Maite, que estaba muy contenta aquella mañana.

¿Porqué sería?
Continuará
Autora Verónica O.M.

viernes, 19 de abril de 2013

LUCÍA Y ROSA, ROSA Y LUCÍA (10 Y FINAL)

Bonita imagen de internet

                                                
A la mañana siguiente Rosa se despertó antes que Lucía, se sentó en la cama y se la quedó mirando con cariño, Lucía como intuyéndolo abrió los ojos.

-¡Buenos días dormilona! 

Dijo amorosamente Rosa

-¡Buenos días, Rosa! ¿Hace mucho que estás despierta?

-¡No! acabo de hacerlo. Te estaba mirando.

-Me he dado cuenta.

-¿No sabes que pensaba?

-No.

-Pensaba en ti, y en mi. Hace tan poco que nos conocemos, y ya estamos juntas. ¡Eso es increíble y maravilloso! ¿Lucía, estás arrepentida?

-No lo estoy. Nunca pensé estar con una mujer, me refiero a tener ese tipo de relación pero si te soy sincera no me ha disgustado.

Rosa al oír aquello, la abrazó con mucho cariño y la besó muy levemente en los labios.

-Lucía, vente a vivir aquí conmigo. Estarás bien.

-¿No es muy precipitado?

-Pienso que no. Nos conocemos lo suficiente, además nos une otras muchas cosas.

-Tienes razón. Vendré aquí si quieres, mi piso es de alquiler, nunca quiso que compráramos uno, se ve que ya tenía intención de abandonarme.

-Este es mio. Bueno cuando lo termine de pagar, al separarme le tuve que dar su parte y tuve que pedir una hipoteca. ¿Lucía, cuando te vienes?

-Déjame unos días para arreglar ciertas cosas, me vendré a vivir contigo si así tu lo quieres.

-Te quiero Lucía. No quiero perderte.



-No me vas a perder. También yo te quiero.

MESA Y CAMA
Dos mujeres
atormentadas sus
vidas pasadas
infiernos eso tienen
en común ambas
se encontraron
una mañana
se hicieron
inseparables hay
quien pensaba
que eran hermanas
ahora comparten
mesa y cama
siempre hay
alguien que habla
pero eso a ellas
no les importa
para nada
Verónica
Espero no os halláis escandalizado, esto pasa muchísimo más de lo que creemos. Cada uno decide como vivir su vida, y no somos nadie para juzgar.
FIN
Autora Verónica O.M.
¿OS HA GUSTADO?


jueves, 18 de abril de 2013

LUCÍA Y ROSA, ROSA Y LUCÍA (9 DE 10)

Preciosa imagen de internet
micronovela escrita por mi

                                             
Entraron en el restaurante. No era ni muy grande, ni demasiado pequeño, era acogedor. Vestía sus rectangulares mesas, con unas mantelerías rojo pasión muy bien planchadas.
Las acompañaron hacia una no demasiado grande, no había demasiada gente a aquellas horas, pero a medida que avanzaran los minutos se iría llenando.

Pidieron la comida... De primero unos pimientos del piquillo con pisto, de segundo bacalao con verduritas, para beber vino y gaseosa. De postre unos profiteroles con nata bañados de chocolate.
La comida estaba deliciosa. Al acabar pidieron también un cortado con hielo, y allí se recrearon hablando.


Rosa, la miraba de vez en cuando pero... 


Lucía no sabía bien que pensar de aquellas miradas, le parecía que querían decir algo que ella no sabía descifrar.
-¿Rosa me quieres decir algo? He notado como me miras.

-¿De verdad quieres saberlo?  ¿No te asustarás?

-¿Debo asustarme?

-¡Puede ser!

-¡Dímelo! aunque no me guste.

-¡Quizás no deba hacerlo.

-¡Prueba!

Rosa carraspeó un poco. Lo que iba a decir era muy importante para ella.
-Lucía, no se como ha pasado pero me estoy enamorando de ti.


La miró directamente a los ojos.
-¿Eres lesbiana?

-No, no lo soy.

-¿Entonces?

-No se, desde que te conozco, y de eso hace muy poquito no paro de pensar en ti. Me apetece estar contigo, te aprecio también. Las dos hemos pasado por nefastas experiencias y nos comprendemos. ¿Crees que estoy loca?

-¡No claro que no! Si te soy sincera, a mi me caes muy bien y no lo veo tan mal. ¿Crees que eso funcionará?

-Si no probamos no lo sabremos. Quédate esta noche a mi lado. ¿Quieres?

-¡Bueno!

Por debajo de la mesa se dieron la mano. Aquello solo era el comienzo.

Rosa, pagó la cuenta y se dirigieron a su piso. Al llegar empezaron a besarse. Al principio con un poco de vergüenza por parte de las dos, pero era tanta la pasión que ambas sentían. Acabaron en la cama como dos enamorados. Eran mujeres, pero que importaba si se sentían felices y no hacían daño a nadie.

Continuará
Autora Verónica O.M.

miércoles, 17 de abril de 2013

LUCÍA Y ROSA, ROSA Y LUCÍA (8 DE 10) MICRONOVELA

Bonita imagen de internet
micronovela escrita por mi


                                                     
Lucía se levantó del sofá y apagó el televisor, fue al dormitorio dispuesta a acostarse ya que al día siguiente debía trabajar.
Se acostó, y se quedó con los ojos abiertos al cerrar la luz.
Pensó en su nueva amiga, Rosa. ¡Parecía tan fuerte! Admiraba de ella todo, empezando por su belleza que sin ser muy llamativa tenía algo especial que no había conocido en nadie.
Se la veía una mujer con carácter, intentó imaginársela cuando se separó de su marido al cansarse de que la maltratara.
Al hombre, no le daría tiempo de machacarla demasiado. Rosa no parecía ser como ella, que aguantó lo inimaginable hasta que el la abandonó. Su nueva amiga, era como a ella le hubiese gustado ser. La admiraba por ello.

Fueron pasando los días muy lentamente, y llegó el esperado sábado.

Lucía fue caminando hacia el parque, Rosa ya la estaría esperando. Y así era. Rosa, que era muy puntual la esperaba desde hacía algunos minutos.

-Hola Lucía, buenos días.  ¡Que guapa estás hoy!

Lucía sonrió, y le dio un beso en ambas mejillas.

-Todo te lo debo a ti, sin ti seguiría dando pena.

-Seguro que no es así. Pienso que ya hubieras reaccionado.

-No lo hubiera hecho, si me conoceré yo...

Se sentaron en un banco. Lo hicieron a la sombra ya que hacía calor. Estuvieron charlando animadamente rato, y cosa curiosísima no lo hicieron de sus antiguas parejas, ambas pensaron que habiendo esperado tantos días para verse el hablar de ellos era una gran pérdida de tiempo.

-¡He reservado mesa en ese restaurante! 

Dijo señalando hacia un lugar.

-¡No quiero causarte molestias!

Contestó Lucía un poco avergonzada

-No me las causas muy al contrario. Me apetece que conozcas un sitio en dónde se come muy bien.

-¡Yo invito! 

Dijo Lucía

-¡Ni hablar invito yo!

Al rato dirigieron sus pasos hacia allí. El lugar era limpio y a Lucía le encantó.
Continuará

Autora Verónica O.M.

lunes, 15 de abril de 2013

LUCÍA Y ROSA, ROSA Y LUCÍA (7 DE 10) MICRONOVELA

Bonita imagen de internet
micronovela escrita por mi

Ya acabada la jornada y de vuelta a casa, Rosa se duchó y se dirigió hacia la cocina dispuesta a prepararse la cena, abrió la luz pero se lo pensó mejor, y la volvió a cerrar dirigiéndose hacia el salón. Cogió el teléfono y marcó el número de Lucía.

Ring ring ring ring

-¡Si, dígame!

-¡Hola Lucía! Soy Rosa. ¿Como estás?

-¡Hola Rosa! Aquí estoy, acabo de cenar y estaba viendo un rato la tele. ¿Y tu?

-Pues acabo de casi llegar del trabajo, solo me dio tiempo a ducharme, y aquí me tienes llamándote.

-Te lo agradezco. La verdad que estaba aburrida, la tele deja mucho que desear. Ya estaba un poco harta de cambiar de canal. No sabía ya dónde ponerla.

-Me alegra, haber venido a sacarte de tu hastío. ¿Como estás de ánimo? 

-No te lo vas a creer. Estoy mucho mejor y tenías que verme, si hasta me han preguntado si había vuelto con ese. Les he dicho que nunca lo haré.

-Me alegra que estés mejor. Lucía me voy a preparar algo de cena, que estoy un poco cansada y me voy a acostar pronto, así que te dejo. Nos llamamos, ¿Vale?

-Buena noche, que descanses Rosa.

-Hazlo tu también. Buena noche.


Rosa colgó el teléfono con cuidado, y se quedó un poco pensativa.
Ella misma se respondió

- ¡No, no puede ser! ¿Estoy loca o qué?

Se preparó algo rápido para cenar, sin duda después de una jornada de trabajo lo que menos le apetecía era estar rato preparándose una elaborada cena.
Cenó y al poco rato se dispuso a acostarse
-¡Mañana será otro día!
Continuará

Autora Verónica O.M.

viernes, 12 de abril de 2013

LUCÍA Y ROSA, ROSA Y LUCÍA (6 DE 10)

Bonita imagen de internet
micronovela escrita por mi


Rosa como cada mañana, a eso de las 11.30 bajaba un rato al parque, allí se encontraba bien y en paz, había adquirido aquella costumbre hacía unos meses al separarse de Juan.
El piso la agobiaba mucho estando sola, y aprovechaba aquello para cada día hacer por salir sin excusa.
Aquella mañana, estaba muy relajada y  ni cuenta se dio de la hora que era.
-¡Anda si son las once y media!
Dijo en voz alta
Salio un rato a la calle, fue hacia el parque y se sentó un momento, a aquellas horas no se veía por allí un alma. Era grato estar allí unos momentos respirando aire puro, y escuchando algún pajarillo cantar. En aquel instante, parecía cantar un pequeño chamarín , aquello sonaba a sus oídos como la más bella música.
Solo estaba unos minutos no más, ya que entraba a su trabajo a las 14 horas. Debía comer, y coger el autobús, para llegar a la gasolinera que estaba en las afueras.
Se levantó del banco y echó a andar para su vivienda.
Al rato ya había comido, estando dispuesta para coger el autobús que pasaba muy cerca de allí.

-¡Buenas tardes! 
Dijo al conductor al ella subirse, e introdujo su bono por la maquinita para que picase su bono.

El conductor la conocía de tiempo, ya que ella al ir a trabajar a esa hora coincidía casi siempre con él

-¡Buenas! 
Contestó él. 
¿Como va el trabajo, Rosa? Con la crisis se vende la misma gasolina?

-Hay de todo, pero yo pienso que si... que la crisis se hace notar en esto y en todo.

Siguieron hablando, pero el conductor estaba muy atento a la carretera.

Llegó a su destino
-¡Hasta luego Andrés!

-¡Hasta luego Rosa ! Nos vemos luego.

Rosa cruzó la calle, y allí a pocos pasos estaba su trabajo. 

Al llegar, su compañera ya había hecho caja. Se saludaron,  y fue a coger sus cosas y marcharse.
Rosa se dispuso a empezar su jornada, que terminaría a las 22 horas.
Y la tarde empezó a pasar...
Continuará

Autora Verónica O.M.

lunes, 8 de abril de 2013

LUCÍA Y ROSA, ROSA Y LUCÍA (5 DE 10) MICRONOVELA

Bonita imagen de internet
micronovela escrita por mi

El recuerdo de su nueva amiga, la ayudaría para enfrentarse a la vida con mejor ánimo.
Ya era lunes, y debía levantarse de la cama si no quería llegar tarde a su trabajo.

Se dirigió hacía el baño, se dio una ducha rápida que la terminó de despertar, veía las cosas algo diferente, e interiormente se sentía mejor.
Se detuvo unos minutos para pintarse los ojos, una ligera sombra rosada y un poco de rimel natural fue todo su maquillaje.
Desayunó un café con leche y un pequeño bocadillo de jamón en dulce. Al acabar cogió su bolso y salio dispuesta a enfrentarse a un nuevo día, dirigiéndose a su trabajo cuatro calles más abajo.
Trabajaba en un pequeño taller de ropa de deporte, dónde se confeccionaba todo tipo de estas prendas.
Llevaba  en aquel taller bastantes años, y era una buena oficiala que hacía su trabajo con gran perfección.
Al entrar y saludar como cada mañana, algunas compañeras contestaron a su saludo y la miraron extrañadas de verla tan guapa. Ya que últimamente no tenían costumbre de verla de esa forma.

-¡Que guapísima que estás Lucía! ¿Has vuelto con tu marido?

-¡No!

Dijo cambiando de repente su cara
-¡Con ese no volveré jamás!

-¡Pues hija! ¿Para quien te has puesto tan guapa?

-¡Para mi!

Contestó muy seria, y dando por terminada aquella conversación nada grata para ella.
Dejó su bolso en una pequeña habitación, que hacía las veces de vestuario, y se puso una bata.
Sentándose empezó a trabajar.
Cada una iba ya a lo suyo, se les exigía rapidez y eficacia.

A las 15.15 se levantó de su puesto de trabajo y se dirigió de nuevo al vestuario, se quitó la bata, cogió su chaqueta y bolso, y se marchó con un...

 -¡Hasta mañana!

Fue hacía su casa. Deseaba llegar para comer.
Se acordó de Rosa, sin duda su amiga ya habría entrado a trabajar en la gasolinera dónde llevaba la pequeña tienda.
Su trabajo era de lunes a viernes, los fines de semana libraba.

Lucía comió, y adecentó su vivienda. Después se sentó en el sofá, dispuesta a ver la tele.
Continuará

Autora Verónica O.M.

domingo, 7 de abril de 2013

LUCÍA Y ROSA, ROSA Y LUCÍA (4 DE 10) MICRONOVELA



Bonita imagen de internet
micronovela escrita por mi
                                            
Lucía se había arreglado con esmero, ya que se vería con aquella nueva amiga y quería causarle buena impresión, por lo menos mejor que la causada el anterior día.
Se miró en el espejo del recibidor, y se vio bastante aceptable.
Salió a la calle, hacía un bonito día y decidió hacer de nuevo el trayecto caminando.
Se dirigió hacia el parque,  allí ya estaba su nueva amiga esperándola.

-¡Buenos días Rosa! ¿Hace mucho que esperas?

-¡Hola Lucía! No, no hace mucho. ¿Has venido caminando?

-¡Si! La verdad es que hace tan buen día que no me apetecía esperar el autobús, sin duda hoy al ser domingo pasan muy pocos. Me sentaré.

-Te veo mejor que ayer, y más guapa.

-¡Gracias! Me teñí el pelo en casa. La verdad es que falta me hacía, nunca antes había ido de esa forma tan descuidada.
-Comprendo. Lo que menos le apetece a una en esta situación es arreglarse, pero por ahí se debe empezar. No hay que permitir llegar a estos extremos, la imagen es importante sobre todo para nuestra auto-estima.

-Lo se. No se como he llegado a eso. ¡Lo he pasado tan mal!

-Lucía no vayas a empezar a llorar, no vale la pena hacerlo. Ya te darás cuenta de que tengo razón. ¿No sabes lo que había pensado?


-¡No!
Estaba  muy bien en compañía de Rosa, dentro de ella sentía como si se conocieran de tiempo.

-¡Pues que te invito a comer! ¿Quieres?

-¡No se que decir! No tienes porqué invitarme.

-Me apetece hacerlo. Vamos para casa y prepararé comida para las dos.

Se levantaron, y dirigieron a casa de Rosa no tardando en llegar.

Al entrar en la portería salía su vecina Julia, se las quedó mirando y sin pensarlo le dijo.
-¡Hola Rosa! ¿Es tu hermana? Se parece a ti.

-¡No! Es una amiga.


-Pues chica, pasaría perfectamente por tu hermana. Sois muy parecidas. Hasta luego Rosa y compañía, voy a casa de mi Marí, el embarazo lo lleva fatal, que se le va a hacer.

La mujer se despidió y ellas, cogieron el ascensor hasta el cuarto el rellano de Rosa.
Dentro de la vivienda, Lucía se dio cuenta que faltaban muchos muebles.

-Se que te sorprende, pero se me llevó casi todo. Poco a poco iré reponiendo, algunas de las cosas que me faltan.

Le enseñó la vivienda, y una cosa que le encantó a Lucía era la gran colección de libros que tenía en una estantería.

-¿Son tuyos?

-¡Claro! si fueran de él no estarían aquí. ¿No crees?

-¡Claro, que tonta soy!

Rosa se dirigió hacia la cocina, Lucía fue detrás de ella.

Hacía muchos días que Lucía no se lo pasaba tan bien.
Rosa parecía más suelta, sería porque llevaba más tiempo sola y lo tenía más asimilado.

Pasaron un día espléndido, y se sinceraron mucho más.

Al marchar Lucía, lo hizo con pena. Debía volver a su realidad.

Habían quedado para el sábado siguiente, habiendo intercambiado sus números telefónicos.

Continuará
Autora Verónica O.M.

sábado, 6 de abril de 2013

LUCÍA Y ROSA, ROSA Y LUCÍA (3 DE 10) MICRONOVELA

Bonita imagen de internet
micronovela escrita por mi


Rosa en un santiamén llegó a su portería, y se dispuso a esperar el ascensor, llevaba una media sonrisa en su rostro, le hizo bien compartir un rato y palabras con una desconocida, que tenía en común con ella demasiadas cosas.
-¡Ya era hora que bajase el maldito ascensor!

Mientras tanto Lucía regresó caminando
Tardó un rato en llegar, al estar un poco retirado aquel lugar. Iba con mejor cara, sin duda no esperaba encontrarse con una persona amable y tan similar a ella. Aunque Rosa demostraba ser más fuerte.
Llegó a su piso, y subió las escaleras hasta el entresuelo primera. Abrió la puerta y desde el mismo recibidor se descalzó.

-¡Que alivio, mis doloridos pies!

Allí mismo, se miró en el espejo del recibidor

-¡Que mala pinta que tienes, Lucía!


Se dirigió hacia el cuarto de baño, y empezó a buscar algo que hacía algún tiempo había comprado.
Lo encontró detrás de unas botellas de gel de ducha.
Se trataba de una caja con tinte para el pelo, ahora le vendría de perlas ya que lo utilizaría aquel mismo día. Quería ir más guapa a su cita, con aquella persona que parecía su alma gemela.


En vez de prepararse la comida, empezó a preparar los potingues para teñirse el pelo.
Una vieja toalla para los hombros, un peine, un trozo enorme de algodón empapadísimo de tónico facial para los posibles churretes, los guantes. Empezó sacando un tubito y lo añadió al contenido de una botellita y empezó a mezclarlo deprisa. Cuando lo tuvo todo dispuesto empezó con la labor.
 Y lo dejó puesto en la cabeza media hora. Después se aclaró el pelo largo rato, se lo lavó y secó a conciencia. El flequillo le tapaba los ojos y de un tijeretazo quedó más corto.

Se observó en el espejo y se gustó. Seguro Rosa también se percataría del cambio.

La tarde, la pasó más contenta. El haber salido le había venido muy bien. A partir de ahora, no se quedaría en casa encerrada ni llorando.

Continuará
Autora Verónica O.M.

miércoles, 3 de abril de 2013

LUCÍA Y ROSA, ROSA Y LUCÍA (2 de 10)



Bonita imagen de internet


Sentada allí sola, sin nadie que la viese empezó a llorar sin poder remediarlo, pasó los dedos por su rostro apartándose las lágrimas, al rato ya estaba más tranquila, sin duda sacar aquello de dentro le hizo algo de bien.
No se veía un alma por el parque se dijo, pero no era del todo cierto.... A lo lejos se veía a otra persona mirar para todos los lados, y se decidió a ir hacia a ella para sentarse en el mismo banco.

-¡Buenos días! Hoy está el parque desierto, me sentaré aquí. ¿Te importa?

-¡No! Dijo no muy convencida, ya que aquello equivalía a tener que hablar sin apetecerle.

-Hace buena mañana, aunque aquí hace bastante calor con el sol encima. ¿Porqué no nos sentamos en aquel otro banco? 

Dijo señalando a otro que estaba enfrente.

-¡Bueno! Ya empiezo a tener un poco de calor.

-Mi nombre es Rosa. 

Dijo alargando su mano

-Me llamo Lucía.

-Pues encantada.
 No es que me quiera meter para nada en tu vida, pero me parece a mi que has llorado.


-¡Si!

-Una se da cuenta rápidamente de esas cosas, hace un tiempo yo estaba como tu. Mi marido me maltrataba, hasta que me cansé y me separé de él.
-¿Tu marido te maltrata también?

-¡Si! pero ya no está conmigo me dejó por otra. Pero siempre lo hizo. 
Te veo contenta.

-¡Estoy contenta! por haberme librado de semejante bestia, no me ato a otro ni muerta.
-¿Sabes que muchas veces temí por mi vida?

-¡Eso me ha pasado a mí constantemente!
Dijo Lucía, y empezaba a sentirse muy bien con aquella mujer, que sin duda sería más o menos de su edad. Se alegró de haber salido de casa, parecía como si estuviesen predestinadas a conocerse.

Estuvieron largo rato hablando de sus vidas, tenían en común demasiadas experiencias malas, y las dos se sintieron felices de poder compartir sus cosas.
Al rato Lucía ya estaba mucho más relajada.

-¡Sin duda eres más fuerte que yo! ¿Como lo haces?

-¡Es simple fachada! Además yo llevo ya un tiempo sola. Sin duda tu llevarás poco. ¿Es así?

-Hace un mes, que se fue.

-¡No te preocupes! Cuando lleves más te sentirás mejor, aunque nunca olvidarás eso no se puede.
-Si me permites mi opinión, jamás estaré con un hombre. Para mi que son todos iguales, al principio muy buenas palabras, que si mi amor, mi princesa, y después empiezan los insultos por cualquier cosa, y lo siguiente son las palizas.  ¿Vives por aquí? Nunca te había visto.

-No, vine caminando.

-¿Quieres que nos veamos otro día?

-¡Claro!

-Cada día vengo un rato a estas horas, si quieres nos encontramos aquí o donde quieras. Si vives lejos podrías coger el autobús, y así no te pegas la caminata.

-Está bien mañana vendré. ¿Tu vives por aquí?

Preguntó Lucía

-¡Si! Mira esos pisos marrones de ahí enfrente, en el cuarto primera tienes tu casa.

Estuvieron un rato más, y dada la hora decidieron marchar.
Y se despidieron hasta el día siguiente.

Continuará
Autora Verónica O.M.

lunes, 1 de abril de 2013

LUCÍA Y ROSA, ROSA Y LUCÍA (1 DE 10) MICRONOVELA

Bonita imagen de internet


Lucía había adelgazado mucho en los últimos tiempos debido a su miserable vida, no miserable por faltarle nada, sino porque había sufrido maltrato continuamente durante los años que duró su matrimonio.

El la abandonó no hacía mucho, y se había buscado a otra.
Pero a pesar de haberse librado de tan cruel maltratador, se sentía amargada y sin ilusión por nada.
Muchas veces había pensado en el suicidio, lo hacía cuando vivían juntos, e incluso después de marcharse el de casa.

-¡Tengo que salir a la calle, me ahogo aquí!

Se arregló deprisa, parecía como si aquello fuese una necesidad imperiosa. Sin pensárselo mucho lo hizo a la carrera, se vistió con lo primero que encontró, y se peinó. Un cepillado superficial, seguramente llevaba algún enredo en su descuidado cabello.
Sentía asco de si misma. ¡Se había descuidado tanto! Su vida junto a Sebastián no le hizo ningún bien. ¡Con lo risueña que siempre había sido! No se reconocía.

-¡Maldito!

Repetía miles de veces sin pronunciar palabra

Salió, y empezó a caminar sin rumbo.
Cuando ya llevaba mucho rato caminando se sintió cansada, vio que cerca había un parque y se dirigió hasta allí.  Parecía tranquilo.
Allí habían muchos bancos para sentarse, escogió uno que daba un poco el sol porque sentía frío. Sin duda, le nacía de dentro ya que hacía un día caluroso.

Continuará 
Autora Verónica O.M.
Esta es una micronovela de tan solo diez capítulos. Deseo os guste.

Mis post más visitados en la última semana

Mi lista de blogs

Regalo desde el blog DESVIO 24

Regalo desde el blog DESVIO 24
Muchas gracias Jhossef

Premio desde el blog DESVIO 24

Premio desde el blog DESVIO 24
Muchas gracias Jhossef

REGALO DE LA CHARCA DE ELISA

REGALO DE LA CHARCA DE ELISA
muchas gracias, clica en la imagen

Premio de Los relatos de Ana

Premio de Los relatos de Ana
Muchas gracias Ana

DOS PREMIOS PARA ESTE BLOG

DOS PREMIOS PARA ESTE BLOG
Muchas gracias Nela

PREMIO B. AMIGOS DE LA RED

PREMIO B. AMIGOS DE LA RED
Muchas gracias Marita

PREMIO POEMAS INQUIETOS

PREMIO  POEMAS INQUIETOS
Gracias amigo

REGALO DE MI TOCAYA VERÓNICA

REGALO DE MI TOCAYA VERÓNICA
Muchas gracias

PREMIO REVISTA DE MIS ANTOJOS

PREMIO REVISTA DE MIS ANTOJOS
MUCHAS GRACIAS

Regalo del blog de Ariadna

Regalo del blog de Ariadna
muchas gracias amiga...

Regalo del blog Musa, papel y pluma

Regalo del  blog Musa, papel y pluma
muchas gracias Myriam

REGALO DEL EL ESCONDITE DE LAS GOLONDRINAS

REGALO DEL EL ESCONDITE DE LAS GOLONDRINAS
Mil gracias querida Victoria

Regalo del blog y sigo pensando

Regalo del blog y sigo pensando
muchas gracias EriKa

REGALO DE MIS SENTIMIENTOS

REGALO DE MIS SENTIMIENTOS
Gracias tocaya

Premio para este blog

Premio para este blog
Muchas gracias Sor Cecilia, si clicais en el premio entraréis en su bello blog

visitantes