ESTOS SON LOS PERSONAJES DE HASTA QUE TÚ TE VAYAS

A medida, de que vayan apareciendo nuevos personajes los iré agregando para que la novela sea mucho más fácil de leer.
José es el marido de Anita
Anita es la mujer de José
Amigo es el perro de ambos
María es una curandera querida por todos
Juan es el panadero, hombre muy afable
Don Federico es el patrón de José y marido de Doña Manolita
Doña Manolita es la mujer de Don Federico, está enferma de gravedad

viernes, 28 de junio de 2013

LA MUJER Y EL PERRO (9 FINAL)

Luciana levantó el brazo derecho, y lo llevó hacia atrás con la figurita en la mano e hizo como si intentase tocarse el pelo. Eso fue por lo menos lo que el pequeño demonio creyó, e iba a sermonearla cuando la mujer con una rapidez increíble lo desconcertó. Hizo un vaivén de atrás hacia adelante.
Al momento la figurita estallaba en el duro suelo, y salpicaba la habitación de pequeñisimos trozos.
Lo pilló desprevenido y fue ya su final.
La mujer nerviosa todavía, no era del todo consciente de lo que había hecho.
Se quedó un buen rato mirando el suelo, y poco a poco empezó a reaccionar.

-¿Sansón has visto lo que he hecho?
Hablaba al perro, el animal que la entendía a la perfección movió el rabo.

-Nos hemos librado de él para siempre..
Diciendo esto fue a buscar la escoba y un recogedor.
Lo barrió concienzudamente y lo vació en una bolsa, qué inmediatamente sacó a la calle echándola a un gran contenedor. Cuando pasase el camión de la basura desaparecería de allí para siempre.

Luciana sabía que para ella y Sansón empezaba una nueva vida. Al llegar a aquel lugar su intención era caer bien a sus vecinos, jamás hubiese pensado lo que allí iba a acontecer. Aquellos hombres que los quisieron aniquilar con el fuego, y todo porque les pareció una pareja extraña, que sabían más que otros vaticinando lo que iba a suceder al poco.

-Sansón, nos iremos a otro lugar en que se nos de mejor acogida. En este lugar no hemos sido felices.
Fin
Verónica O.M.



jueves, 27 de junio de 2013

LA MUJER Y EL PERRO (8 DE 9)

En el pequeño pueblo, el alcalde decretó tres días de luto por los cuatro hombres muertos.
No les costó demasiado cerrar el caso, dado el examen del médico forense. La policía dedujo que el hombre encontrado solo, había acabado con la vida de sus vecinos y amigos. El porqué era una incógnita, probablemente lo sería para siempre.
Las tiendas permanecieron cerradas durante aquellos tres días, tan solo abrió la panadería dado que lo hacía a diario. El pueblecito no podía quedarse sin su suministro de pan y otras cosas.

Luciana y Sansón, seguían atemorizados por culpa de aquel pequeño demonio. Se lo encontraron en la casa cuando la alquilaron, ni por asomo pudo en aquellos momentos imaginar de lo que era capaz. Pero ahora ya lo sabía...

Su miedo era terrible, pero pensó que para combatirlo mejor enfrentarse a él lo más rápidamente posible.
Seguida de su perro Sansón, fue hacia la habitación en la que estaba el pequeño demonio e hizo ver que iba a limpiar el polvo.

-Estaba descansando.
Dijo en voz alta y agria el demonio

-Solo será un momento, no te preocupes que no voy a tardar demasiado.

La mujer llevaba en sus manos un trapo húmedo, y lo pasó por algunos muebles que allí había. Después se acercó al pequeño altar dónde momentos antes descansaba ese ser tan perverso. Apartó algunas cosas y pasó el trapo, después cogió con su mano derecha la pequeña figurita y la limpió con cuidado. El demonio no estaba en aquellos momentos concentrado en nada, esperaba que la mujer acabase pronto. Le fastidiaba que hubiese venido a molestarlo.
Verónica O.M.
Continuará

                                       


miércoles, 26 de junio de 2013

LA MUJER Y EL PERRO (7 DE 9)

El hombre, los llevó hasta dónde yacían muertos los tres hombres.
A verlos sus corazones se les encogieron, dialogaron entre ellos y llegaron a la conclusión que aquellos horrendos crímenes,  los había cometido el otro muerto que habían encontrado momentos antes.
Todo cuadraba, sin duda los había pillado desprevenidos ya que ellos eran tres y el uno, pero bien armado.
Algunas personas, que iban a su trabajo se pararon para ver tal barbarie. Y uno llamó a la policía.
Tardaron apenas nada, ya que estaban de servicio muy cerca de allí.

Los muertos, estuvieron largo tiempo en el suelo antes debía venir el médico forense, a levantar sus cadáveres.

Llamaron a los familiares, que no podían creerse aquello. Todos eran amigos, era inadmisible que uno de ellos acabara con la vida de los otros, y después se suicidase.

Mientras tanto, Luciana y su perro estaban tumbados en la cama, la mujer temblaba como un flan y Sansón la miraba, el animal intuía que su dueña estaba muy preocupada y asustada. Y no era para menos después de lo que habían presenciado. 
Verónica O.M.
Continuará

martes, 25 de junio de 2013

LA MUJER Y EL PERRO (6 DE 9)

Eran las siete de la mañana...
Jesús el barrendero del barrio, cogió el escobón y empezó a barrer la calle. A las 7.30 llegó al lugar, dónde estaba tirado en el suelo el parricida. Lanzó un grito, al verlo en aquellas condiciones tan lamentables e inesperadas.

-¡Por Dios! ¿Qué ha ocurrido aquí?

No quiso tocarlo...
Dejó el escobón apoyado en la pared de una vivienda, y fue a buscar a su compañero Marcelino, que barría en aquellos momentos la calle mayor.

Cuando llegó dónde estaba el hombre, el otro se dio cuenta que algo le pasaba.
A Jesús, le faltaba el aliento y como pudo le dijo.

-He encontrado a un hombre muerto, se ha pegado un tiro. Ven a verlo, después buscamos ayuda.
Marcelino soltó el escobón, dejándolo apoyado en una farola, y corrieron los dos hasta dónde estaba el muerto, que jamás podría explicar el motivo de su decisión de quitarse la vida.

El hombre, abrió los ojos como platos al verlo.

De pronto, escucharon que alguien los llamaba gritando.
-¡Venid a la plaza, que ha pasado algo horrible!
Era uno de los vecinos, que se dirigía a trabajar y se encontró con el triple crimen.

-Acercate, que aquí también ha pasado algo tremendo.

El hombre lanzó un...
-¡Por Dios!  ¿qué es esto?

Cuando reaccionó, marcharon todos hasta la plaza casi corriendo. El hombre, les explicó lo que allí había encontrado momentos antes.
Verónica O.M.
Continuará




domingo, 23 de junio de 2013

LA MUJER Y EL PERRO (5 DE 9)

El barrio se había quedado vacío, ya no transitaba por él ningún alma. 
Estaban recogidos en sus casas con sus familias, la mayoría durmiendo aunque alguno había que no podía conciliar el sueño.
Eran cuatro, los que estaban más nerviosos de lo habitual, y sintieron una necesidad imperiosa de salir a la calle.
Sin saber el motivo, todos ellos caminaron hacia un mismo lugar, menos uno que se dedicó a buscar algo que tenía escondido en su casa.
Los tres amigos, se encontraron en la plaza mirándose de reojo, y no entendiendo que hacían allí. 

-Deberíamos estar durmiendo, ¿qué hacemos aquí? 
Dijo el más viejo, llamado Julián.

-No se, sentí que debía salir me ahogaba en casa
Fue Isidro, el segundo en hablar

-Yo, necesitaba respirar aire fresco.
Dijo Carmelo el ferretero.

Todos ellos miraron hacía un punto fijo, vieron que llegaba otro de ellos, era Pedro.

Al llegar cerca y sin pronunciar palabra, descargó el arma que llevaba. Al momento los tres yacían muertos.
Tres grandes charcos de sangre, se formaron en el suelo.
Pedro había dirigido los tiros de forma certera, disparándo hacia sus cabezas.
Sin una muestra de arrepentimiento, se dirigió hacia su casa dejando a sus antiguos amigos abandonados.
Hasta la mañana siguiente, allí quedarían enfriándose hasta que algún vecino diese la alarma de lo que allí  había ocurrido.

La mujer y el perro, no andaban lejos de allí y se quedaron atónitos de ver aquello. Sin duda el demonio aquel tenía terribles poderes, Luciana empezó a respirar agitadamente.
Se marcharon hacia casa temblando, y una vez cerrada la puerta escucharon al demonio decir.

-Ya están muertos.

La mujer bajó la vista hasta el suelo, el pequeñísimo demonio tenía levantados sus ojos mirándola.
-Todos no.
Dijo ella

-Dentro de unos momentos, no existirá ninguno de ellos.

 Pedro de forma misteriosa paró en mitad del camino, y metió el cañón del arma en su boca.
Al momento, el hombre cayó al suelo muriendo en el acto.

-Ya están todos muertos... anda mujer ya puedes irte a la cama, que esos ya tienen su merecido en este mundo, ahora les queda lo más duro que es el infierno.
Verónica O.M.
Continuará

jueves, 20 de junio de 2013

LA MUJER Y EL PERRO (4 DE 9)

La mujer y Sansón entraron en la habitación, el demonio ya les esperaba.
Era muy pequeño, medía unos treinta centímetros de alto, sus ojos brillaban mucho en un fondo inyectado en sangre.
Por raro que pudiese parecer, en sus tiempos había sido tan solo una figurita que proyectaba maldad, y cobró vida de forma misteriosa.

-Mujer, arrodíllate en el suelo.

La mujer así lo hizo, Sansón se puso a su lado con cara de atención, las orejas las tenía muy tiesas, intentaba captar todo lo que aquel demonio explicase.

-Concéntrate y visualízame a esos hombres.

La mujer así lo hizo, y al hacerlo sus ojos se agrandaron y redondearon, pareciendo incluso que se iban a salir de sus órbitas.
Estaba super-concentradísima.

El ritual, ya había comenzado y tenía matices de no salir de él nada bueno, para aquellos que intentaron quemar la pequeña casita de madera con ellos dentro.
El demonio, ya había advertido a la mujer que aquello pasaría, sabía que ella iba a estar alerta para que nada ocurriese, cuando aquellos intentasen acabar con ellos, con aquel provocado incendio.

-Deletrea conmigo y muy alto...Salid a la calle hombres perversos, e ir a la plaza del pueblo.

La mujer pronunció.
-Salid a la calle hombres perversos, e ir a la plaza del pueblo.

El demonio continuó
-El más joven, que lleve un arma y acabe con los otros.

La mujer hizo lo mismo, repitió aquello.

-Ahora mujer ve a la calle, que verás como este ritual surte efecto.

La mujer salió de la habitación, seguida del perro. El animal sabía que allí algo grave iba a suceder, y se relamía con aquello que lo iba a sacar de su habitual tranquilidad.
Verónica O.M.
Continuará

viernes, 14 de junio de 2013

LA MUJER Y EL PERRO (3 DE 9)

Sansón el perro, siguió a su dueña  hasta la pequeña habitación, dónde la mujer tenía un pequeño altar.
En él, y muy acomodado había un pequeño demonio que olía a rancio y estaba vivo.

-¿Qué te trae a mis aposentos, para que a estas horas vengas a molestarme?

-Te molesto por algo muy serio, me tienes que ayudar.

-Explícate, y así menos tardaremos.

-Será solo un momento, te explico.

La mujer le contó lo que había sucedido, a medida que iba hablando el demonio se iba poniendo más serio.

-Eso no puedes permitirlo, esos hombres deben pagar por lo que han hecho.

-Eso ya lo sé, lo que no...es como hacerlo.

-Cuando sean las doce de la noche, harás un pequeño ritual que yo te enseñaré. Así, que puedes irte hasta entonces. Mientras tanto, echaré una cabezadita para estar fresco como una lechuga, y poderte ser de ayuda.

La mujer, salió de la habitación seguida de Sansón.
-Anda ve a comer.

El perro echó a andar, y se quedó quieto delante del cacharro con pienso.
Miró hacia ambos lados, y al saberse solo empezó a comer con cara de pocos amigos.
Si en esos momentos, alguien hubiese intentado quitarle la comida, no le hubiese dado tiempo a arrepentirse.

Y pasó el rato, y estaban a punto de dar las doce.
Por el pasillo, ya se escuchaban las pisadas de ellos.
Verónica O.M.
Continuará

miércoles, 12 de junio de 2013

LA MUJER Y EL PERRO (2 DE 9)

La mujer, estaba en un rincón de la habitación y a oscuras, junto a ella su perro. Estaba preparada, para aquello que había ocurrido. Con el palo de una escoba, enrolló la cortina quemada, echándola a un gran barreño de agua fría.

-Ya te lo dije Sansón, que esta noche algo pasaría, y no me equivoqué. Esta gente no tiene ningún tipo de escrúpulo, así que les declaro abiertamente la guerra.

Los hombres que perpetraron aquello, pensaron que había ardido la casa entera con la mujer y el perro.
Se llevaron un gran susto, al verlos tranquilamente paseando por el pueblo.
No podían entender, como se habían librado de perecer entre las llamas, y empezaron a guardarles muchísimo las distancias, después de darse cuenta que la casita de madera permanecía intacta.

La mujer sabía quienes fueron, así que ya estaba pensando que castigo debería darles. Pero lo haría sin prisas, y de uno en uno...

-Así me gusta, que me tengan miedo.
Verónica O.M.
Continuara

martes, 11 de junio de 2013

LA MUJER Y EL PERRO (1 DE 9)

No los querían en el pueblo, ni a la mujer ni a su perro.
Sentían repulsa hacia ellos, al considerarlos algo maligno.
Alguna noche, se oía el aullido del perro, una mezcla de pastor alemán y lobo. A la par que de fondo, también el llanto de la mujer.
Como siempre que eso pasaba, las gentes del lugar daban la noticia de que alguien había fallecido, de madrugada en el vecindario.
Al que se las daba, de más listo y con mayor sangre fría, decidió que incendiarían la pequeña casa de madera dónde ambos vivían.
Aquella madrugada a las cuatro, aquellos hombres estaban cerca de la casa. Por una de las ventanas, que estaba entreabierta echaron un papel encendido, y lo acercaron a la cortina que prendió al momento.
Se marcharon de allí corriendo, ya que no querían que alguien pudiese verlos, pretendían que pareciese un accidente fortuito.
Se dirigieron a sus casas, dónde se metieron deprisa en sus camas, sus mujeres no se habían percatado de sus ausencias, y seguían durmiendo tranquilamente.
Autora Verónica O.M.
Continuará


lunes, 10 de junio de 2013

Hoy un chiste, que estoy cansada de tanto escribir. Necesito urgentemente descansar...
La chica y el barquero

martes, 4 de junio de 2013

NO QUIERO IRME TODAVÍA (24 Y 25) FINALIZADA

                                                                                                                                                             
Gif animado de internet
novela escrita por mi
                                                                                                           
Manuel escuchó la puerta al abrirse, se quedó en su escondrijo muy quietecito, su viuda acababa de entrar como un vendaval y la escuchó despotricar.

-¡Maldito seas Jorge, por haberme hecho perder el tiempo!
Se quitó los zapatos, y muy enfadada los lanzó debajo de la cama, con tan mala suerte para Manuel ya que un tacón se le clavó en la frente y lanzó un exagerado

-¡Ayyy!

A continuación se desnudó, dejó caer todas sus prendas por el suelo dirigiéndose hacia el baño.
-¡Después las recogeré!

Manuel escuchó el chorro del agua caer en la bañera, se la estaba imaginando frotándose su cuerpo desnudo y se sintió muy desgraciado, ya nunca podría tener relaciones sibilinosas con ella (ni con nadie jaja)

Al poco rato el agua dejó de caer, Maite se encaminó hacia la habitación envuelta en una gran toalla. Desde su escondrijo Manuel no se perdía detalle.

La toalla quedó en el suelo, y notó como el cuerpo de ella cayó encima de la cama. El somier, cedió un poco y la misma quedó todavía más baja.

-¡Joder, que me aplastas!

(25 Y FINAL)

A los cinco minutos Maite ya estaba dormida, el espíritu con mucho trabajo salió de debajo de la cama, y creyendo que ella no podría verlo se quedó un rato de pie contemplándola.
La mujer dormía boca arriba, y no llevaba nada encima, el espíritu muy lujurioso pareció calentarse, pero...

-¡Que tonto que soy! no podría ni aunque quisiese.
Y pensando que Maite, no notaría su presencia se acostó a su lado sin atreverse a tocarla.

Sonó el despertador a las ocho de la mañana, Maite paró su alarma, su marido como siempre ni se enteraba. Empezó a zarandearlo un poco.

-¡Manuel, despierta que son las ocho!

El supuesto espíritu se despertó, y no sabía que era lo que estaba pasando.

Allí estaba su mujer gritándole a el. Y se preguntó como aquello era posible si el estaba muerto.

-¡Manuel, levántate que tenemos que ir al ambulatorio!, ¿o es que ya no te acordabas? ¡Vaya nochecita que me has dado! no parabas quieto ni un momento, todo el tiempo dando patadas. Cada vez que tienes que ir al médico para mi es un suplicio, no me dejas ni pegar ojo de lo que te mueves. ¡Anda miedica, levántate que solo te van a sacar una muela!  Me voy a la cocina a preparar el desayuno, no te entretengas que tienes hora a las nueve y media, y todavía tienes que desayunar, ducharte, y afeitarte.
La mujer, ya había cogido su larga bata y cubrió su cuerpo desnudo con ella, salió de la habitación no sin antes decirle.
-¡Esta mañana, hay que ver lo raro que estás!

Manuel se levantó corriendo, y se miró en el espejo de una de las puertas del armario, y se asustó, allí estaba el en calzoncillos, y no se acordaba de haberse desnudado, se le puso el vello de punta.

-¡Estoy vivo! -Y se echó a llorar como un niño-

Escuchó a Maite como trajinaba en la cocina, al momento ya la tenía otra vez en la habitación dispuesta a echarle una bronca, el no la miró directamente a los ojos, no quería que ella se diese cuenta que había llorado.

-¡Anda hombre, que vamos a llegar tarde!

-¡Ya voy mujer! voy un momento al lavabo.
Una vez allí, tiró del agua de la cisterna para que no se oyese su llanto, y lloró a lágrima viva, al rato se lavó la cara y salió dispuesto a desayunar, y se dijo algo más tranquilo.

-¡Sin duda, he tenido una pesadilla!

Muchas gracias a quien siguió esta novela.
Deseo os guste y sorprenda.
FIN
Verónica O.M.

lunes, 3 de junio de 2013

NO QUIERO IRME TODAVÍA (23 DE 25)


Gif animado de internet
novela escrita por mi
                                                                                                  
Manuel caminaba al lado del diablo con más miedo que vergüenza, por fin le había soltado de la oreja, ya no tenía que caminar a su paso tirado por su fuerza que era espectacular, además ahora ya no sentía esa gran quemazón que despedía su mano.

-¿Me vas a llevar al infierno?

-¡Claro! ¿dónde pensabas que iba a llevarte?

-¡No sé!
El espíritu estaba tan asustado, que un gran charco se formó a sus pies mojándole los zapatos.

-¡Anda, Manuel! esto no me lo esperaba de ti si pareces una criatura, mucho me temo que no me vas a servir para nada, será mejor que vuelvas con tu mujercita.

Manuel estaba muy confundido, se preguntaba como el diablo le decía aquellas cosas, si aquello ya era imposible al estar muerto.
Pero como las ocasiones hay que cogerlas por los pelos, echó a correr y se dirigió hacia su casa, pensando en esconderse dónde el diablo jamás pudiera localizarlo.
Nada más entrar en el piso, se dio cuenta que Maite no estaba, por lo que decidió meterse debajo de la cama a esperarla, su trabajito le costó al ser baja,  ya que del diablo no se fiaba.
Autora Verónica O.M.
Continuará

domingo, 2 de junio de 2013

NO QUIERO IRME TODAVÍA (22 DE 25)

Gif animado de internet
novela escrita por mi
                                              
La mujer llegó al ambulatorio igual que una flecha, la administrativa que había tras el mostrador la miró un segundo, después siguió atendiendo el teléfono.
Maite sin esperar a que saliese Jorge, a llamar a otro paciente  abrió la puerta, y con lo que se encontró no le hizo maldita gracia.

Allí estaba su amor con los pantalones abajo, y una mujer de edad indescifrable con la falda arriba y sin bragas.


Se puso roja como un pimiento morrón por la rabia, y sin pensarlo se abalanzó sobre el.

-¡Eres un sinvergüenza, y mujeriego! no entiendo como nunca me di cuenta, sin duda te cepillas a todas.


La otra intentaba bajarse la falda, que la llevaba enrollada cerca de sus axilas, las bragas no las encontraba.


Maite, se encaró y señaló con el dedo

-¡Y tu, una guarra!

Se acordó, de lo que les pasó a ella y a Jorge en otra ocasión, y como tuvo que huir por el pasillo. Ahora aquella otra se enteraría, abrió la puerta de par en par a la vez que chilló a pleno pulmón.


-¡El médico, está fornicando con una paciente! 


Un matrimonio mayor pasaba por el pasillo, e iban a la consulta de al lado. El hombre al ver aquello le dijo a su mujer.

-¡Anita no mires!

-¿Que dices, Roque? ¡Dios mio, lo que una tiene que llegar a ver a estas edades! ¿Qué decías, Roque?


-¡Ya nada, mujer! cada día estás más sorda.


Los dos viejos estaban con los ojos muy abiertos, aquello hacía muchos años que lo tenían olvidado, ahora hablarían largo tiempo de ello. Y quien sabe si algo intentarían.


Maite se dirigió hacia el mostrador.


-¡Me quiero cambiar de médico!


-Un segundo señora, que ahora la atiendo.

Autora Verónica O.M.
Continuará
Se acerca pronto el final, tan solo quedan tres capítulos...

sábado, 1 de junio de 2013

NO QUIERO IRME TODAVÍA (21 DE 25)



Gif animado de internet
novela escrita por mi
                                                          

Rabioso volvió a su capaza, y se volvió a tumbar ya muy  tranquilo. Allí al parecer, no había nada ni nadie que le fuese a perturbar.

La vidente tenía el pleno conocimiento, que el espíritu ya no estaba. Lo que no imaginaba, era que el diablo le había hecho todo el trabajo, y pensaba que aquello era muy mosqueante.

-¡Su marido, no la molestará nunca más! se lo puedo asegurar.

Una sonrisilla maliciosa asomó a los ojos de Maite, estaba más que harta de las andadas de su difunto, ahora ya la dejaría vivir en paz con su amor el doctorcito.

-¿Está segura, de que no volverá?

-¡Completamente! si me equivocase, le devuelvo hasta el último céntimo.

-¿Cuanto le debo?
Preguntó a la vez que abría el bolso.

-¡Trescientos euros!

-¡No pensé, que me saliese tan caro! solo llevo doscientos, ni un euro más.

Esmeralda pensó en lo rápido que el espíritu había salido de allí, y no tenía ninguna intención de discutir por dinero, tan solo había dedicado como mucho una hora de su tiempo.

-¡Está bien doscientos son suficientes! siempre y cuando me recomiende a sus amistades, ¿lo hará?

-¡Claro! en cuanto se me presente la oportunidad.

Pagó y se marchó, deseosa de ir al ambulatorio y decírselo a Jorge y hacia allí se encaminó, pero lo que se iba a encontrar no le iba a gustar demasiado.
Autora Verónica O.M
Continuará

Mis post más visitados en la última semana

Mi lista de blogs

Regalo desde el blog DESVIO 24

Regalo desde el blog DESVIO 24
Muchas gracias Jhossef

Premio desde el blog DESVIO 24

Premio desde el blog DESVIO 24
Muchas gracias Jhossef

REGALO DE LA CHARCA DE ELISA

REGALO DE LA CHARCA DE ELISA
muchas gracias, clica en la imagen

Premio de Los relatos de Ana

Premio de Los relatos de Ana
Muchas gracias Ana

DOS PREMIOS PARA ESTE BLOG

DOS PREMIOS PARA ESTE BLOG
Muchas gracias Nela

PREMIO B. AMIGOS DE LA RED

PREMIO B. AMIGOS DE LA RED
Muchas gracias Marita

PREMIO POEMAS INQUIETOS

PREMIO  POEMAS INQUIETOS
Gracias amigo

REGALO DE MI TOCAYA VERÓNICA

REGALO DE MI TOCAYA VERÓNICA
Muchas gracias

PREMIO REVISTA DE MIS ANTOJOS

PREMIO REVISTA DE MIS ANTOJOS
MUCHAS GRACIAS

Regalo del blog de Ariadna

Regalo del blog de Ariadna
muchas gracias amiga...

Regalo del blog Musa, papel y pluma

Regalo del  blog Musa, papel y pluma
muchas gracias Myriam

REGALO DEL EL ESCONDITE DE LAS GOLONDRINAS

REGALO DEL EL ESCONDITE DE LAS GOLONDRINAS
Mil gracias querida Victoria

Regalo del blog y sigo pensando

Regalo del blog y sigo pensando
muchas gracias EriKa

REGALO DE MIS SENTIMIENTOS

REGALO DE MIS SENTIMIENTOS
Gracias tocaya

Premio para este blog

Premio para este blog
Muchas gracias Sor Cecilia, si clicais en el premio entraréis en su bello blog

visitantes