ESTOS SON LOS PERSONAJES DE HASTA QUE TÚ TE VAYAS

A medida, de que vayan apareciendo nuevos personajes los iré agregando para que la novela sea mucho más fácil de leer.
José es el marido de Anita
Anita es la mujer de José
Amigo es el perro de ambos
María es una curandera querida por todos
Juan es el panadero, hombre muy afable
Don Federico es el patrón de José y marido de Doña Manolita
Doña Manolita es la mujer de Don Federico, está enferma de gravedad

lunes, 31 de marzo de 2014

HASTA QUE TÚ TE VAYAS (6)

Anita esperó al perro en la puerta. -¿Adónde te has metido tantas horas?

Amigo bajó la cabeza y movió el rabo discretamente.
Su dueña lo había sermoneado y aquello era nuevo para él. Y se arrimó a ella buscando su perdón.

Anita pasó su delicada mano derecha por su lomo, la miró agradeciendo aquel gesto.

-Entremos, gamberrete. Ya me figuro dónde estabas.

Se tomó aquella especie de jarabe. Y estaba segura que pronto notaría mejoría.
También preparó las nueve partes. Después de comer se tomaría la primera.
No tenía muy claro para qué era aquello, pero tenía plena confianza en María.

Adecentó la vivienda. Y después se puso a lavar la ropa en un gran lavadero, ubicado en un cuarto pequeño techado y sin puerta.
Allí pasó mucho tiempo entre lavado y posterior aclarado. Después tendió la colada.
José le había puesto allí unas cuerdas y aunque lloviese la ropa no se mojaba.
Después comió. Y esperó a que llegase José sentada en una vieja hamaca, tapándose las piernas con una pequeña manta.

La luz del día se había ido apagando lentamente.

Amigo ladró por dos veces. Ella se levantó y abrió la puerta.

Allí estaba su hombre y llegaba cansado del duro trabajo. Se besaron en los labios.

-Mientras te lavas preparo la cena.

-Está bien Anita. No hay prisa.

Amigo fue tras él. El hombre le regaló una de sus mejores sonrisas.
Autora Verónica O.M.
Continuará

jueves, 20 de marzo de 2014

HASTA QUE TÚ TE VAYAS (5)
-Juan, quiero un pan redondo de esos de cantos. A José es el que más le gusta. Si no te importa córtame un buen trozo para su comida, que ahora me pasaré a llevársela.

-José es un buen hombre, y un trabajador nato. Menuda suerte ha tenido con él don Federico. Dicen las malas lenguas, que siempre las hay... que se refugia en sus tierras, ya que doña Manolita con su enfermedad, lo está haciendo un desgraciado. Humildemente pienso que está desesperado, por no poder hacer demasiado por ella.

-Juan, tú siempre ves lo bueno de las personas, ojalá hubiesen más personas así.

El hombre sonrió, agradeciendo con aquel gesto la buena opinión que tenía de él.

-Me paso mañana a pagarte Juan, José todavía no ha cobrado.

-No te preocupes mujer, ya pasarás cuando puedas.

-Pues apúntalo.

-No hace falta, ya sabes que me fío de ti. Ojalá todos fuesen tan buenos pagadores como lo eres tú.

La mujer lo miró sonriendo tímidamente. -Bueno Juan, pues hasta mañana.

-Adiós, Anita.

La mujer bajó la cuesta y torció hacia la derecha. Caminó largo rato antes de entrar en las tierras de don Federico. Y por allí no veía a José.

Alguien la vio allí parada mirando a un lado y otro, era el dueño de todo aquello.

-Buenos días don Federico, buscaba a José.

-Buenos días Anita, lo mandé a hacer unos recados, ya sabes de semillas y esas cosas.Tardará un buen rato.

-Le traigo la comida. Si fuera usted tan amable.

-Déjala ahí encima, ahora cuando me lave las manos la meteré en la nevera que tenemos ahí adentro. -Señaló con el dedo hacia un cuartucho de obra, que hacia las veces de cocina y de comedor cuando hacia frío o llovía.

-Pues aquí se la  dejo. ¿Cómo se encuentra doña Manolita? ¿Está mejor?

-Un poco mejor, pero nunca se sabe lo que va a durar esa mejoría.

-Si necesita alguna cosa, no dude en decírselo a José, estaré encantada de poderles ayudar.

-Muchas gracias Anita, te lo agradezco de todo corazón. -El hombre quería parecer entero, pero se notaba a la perfección su sufrimiento y su amor hacia su mujer Manolita.

Y desde allí marchó para casa. A lo lejos vio a Amigo su perro. Se ve que cuando José salió por la mañana, aprovechó para hacerlo él también. 
En la casa contigua a la de ellos, tenían una bonita perra, y seguro que ya estaba en celo.
Autora Verónica O.M.
Continuará

jueves, 13 de marzo de 2014

HASTA QUE TÚ TE VAYAS (4)
Anita lo que vas a tomar para la garganta, deberías hacerlo mañana y noche, pienso que será suficiente. Por tu tono de voz, noto que no es nada grave aunque si molesto. Una botellita es más que suficiente. "Lo otro" te reforzará, ya verás, notarás los efectos muy pronto. Lo haces como te he dicho, y si lo tomaras cada día a la misma hora el efecto será más rápido, aunque hazlo como quieras no es demasiado importante, aunque si lo es, que bajo ningún concepto cortes esos nueve días. El número nueve tiene mucho significado, hay personas supersticiosas que el número no gusta pero están equivocadas, aunque cada cual es muy libre. Tú hazme caso que te aconsejo lo mejor.

-María,  no sé lo que haría sin ti .  José después pasará a pagarte, todavía no le han pagado.

-No hace falta que lo mandes, ya pasarás el día que puedas.

-Bueno María me marcho, que voy a llevarle la comida aunque no sé si lo veré,  ya sabes que  el campo de "su señorito" es muy grande.

-Mis recuerdos para él,  que suerte has tenido con el hombre que te has casado, aunque el no se puede quejar contigo. Eres una mujer muy de tu casa, además de muy guapa, aunque no le sepas sacar partido.  Un día por tu casa me he de pasar, te enseñaré a arreglarte. Una mujer, con eso hay que ver lo que gana y tú además eres muy joven.

-Muchas gracias María, no merezco tanto bien ni  tus palabras, pero amiga mía me has  alegrado el día. Me marcho que se me hace tarde, todavía me quedan que hacer algunos recados. 

-No mandes a José que estará cansado, otro día ajustaremos cuentas.

-Adiós y gracias, hasta otro rato María.

-Hasta que quieras, cuídate y tómate todo, cuando vuelvas esa garganta ya estará curada, te lo aseguro.

Anita bajó la cuesta,  se paró en dónde Juan el panadero.

Un hombre muy afable, que al oírla entrar  ya tenía una sonrisa de oreja a oreja. Y así era con todos.
-Buenos días Anita. ¿Y José, como siempre trabajando?
Ella lo miró y  con la cabeza afirmó.
Continuará
Autora Verónica O.M.

martes, 11 de marzo de 2014

HASTA QUE TÚ TE VAYAS (3)
Le preparó algo de comida para José, que depositó en una especie de fiambrera, después compraría el pan y le pondría un buen trozo.
Recogió la mesa y fregó los cacharrros, los dejó  escurrir en la misma pica. Más tarde y una vez secados, los pondría en el lugar que tenía destinado para ellos, que era un viejo armario que habían dejado los anteriores inquilinos, y que ella había fregado en profundidad antes de darle uso.
Después se lavó y vistió para salir. Cerró la puerta con una gran llave, que escondió en un hueco que tenía la fachada de la casa. Siempre lo hacía,  ya que era engorroso transportarla.

Caminó unos metros, cruzó la calle y subió otra empinada.  Desde lejos, había visto a María barriendo la puerta. 

-Buenos días nos dé Dios. -Dijo la mujer al verla. Era pequeñita, pero de ojos muy avispados.

-Buenos días María, no sé como, pero siempre te cojo trabajando.

-Ya sabes hija, eso es el destino de los pobres.

-No puedes quejarte demasiado, otros quisieran estar en tu lugar.

-Lo sé, y cada día doy gracias a Dios.  ¿Y tú se las das?

-Yo también, María. Tengo un hombre que me quiere, y trabaja como un mulo. Pero  lo que me duele es no poder darle un hijo, Dios no quiere y  tendremos que conformarnos.

-Vamos para dentro que ya he acabado. -La mujer entró y apartó la cortina de tiras, esperando a que la otra pasara.

-¿Qué necesitas?

-Dame algo para la garganta, se ve que he debido coger algo de frío. ¡No sabes como me duele la condenada!

-Te daré algo que es mano de santo, ya me contarás.
Y le dio una especie "de lo que hoy llamamos jarabe" y que ella misma preparaba.
En aquel lugar  todos la apreciaban y admiraban, ya que la consideraban una mujer muy sabia.
Y al acordarse de algo...
-Espera, que tengo algo que ni hecho para ti. -Y le tendió una especie de bolsa hecha con grueso papel.
-Reparte lo que hay aquí en nueve partes,  y cada día te tomas una. Y espera a ver que sucede.

Anita le  hubiese querido preguntar que era aquello pero no lo hizo.
Autora Verónica O.M.
Continuará

lunes, 3 de marzo de 2014

HASTA QUE TÚ TE VAYAS (2)

Preciosa imagen de internet
José miró la hora en su reloj de bolsillo, exactamente eran las cinco y quince minutos, saltó de la cama rápidamente ya que si no lo hacía probablemente se quedase dormido.
No podía permitírselo, ya que debía ir a su trabajo.

Al hacerlo Anita se despertó también.
-No me encuentro demasiado bien José, me duele mucho la garganta, creo que me voy a resfriar y que yo sepa no he cogido frío. En fin... que una ya se va haciendo vieja.
Tenía veintiocho años, pero debido a su forma de vestir  con  ropas oscuras, parecía mucho más mayor.
Llevaba su negro y largo pelo suelto, le caía indomable por la espalda.  Si mirabas detenidamente  su melena, se le podía ya ver alguna hebra de plata.

-Deberías ir a lo de María, seguro que tiene algún remedio para ti.

-Lo haré, no te preocupes.
La mujer, se puso encima del largo y  bonito camisón una toquilla de lana, que ella misma se había hecho el otoño pasado. Era de color gris oscuro, ella decía que era de un color sufrido.
Puso el puchero en el fuego,  con una especie de café (malta) y sacó restos de pan duro para migarlo en él.  Lo sirvió en la mesa y se dispusieron a desayunar.

-Después te llevaré algo de comer José, de paso que voy a lo de María.

-Está bien mujer. Ven y dame un beso, que me tengo que marchar.

Anita se acercó,  y de puntillas depositó un beso en sus labios. El hombre,  la apretó contra él y la besó en el pelo.

Al salir a la calle, una bocanada de aire frío le golpeó en la cara. Y pensó  que pronto llegaría el invierno.
Autora Verónica O.M.
Continuará

Mis post más visitados en la última semana

Mi lista de blogs

Regalo desde el blog DESVIO 24

Regalo desde el blog DESVIO 24
Muchas gracias Jhossef

Premio desde el blog DESVIO 24

Premio desde el blog DESVIO 24
Muchas gracias Jhossef

REGALO DE LA CHARCA DE ELISA

REGALO DE LA CHARCA DE ELISA
muchas gracias, clica en la imagen

Premio de Los relatos de Ana

Premio de Los relatos de Ana
Muchas gracias Ana

DOS PREMIOS PARA ESTE BLOG

DOS PREMIOS PARA ESTE BLOG
Muchas gracias Nela

PREMIO B. AMIGOS DE LA RED

PREMIO B. AMIGOS DE LA RED
Muchas gracias Marita

PREMIO POEMAS INQUIETOS

PREMIO  POEMAS INQUIETOS
Gracias amigo

REGALO DE MI TOCAYA VERÓNICA

REGALO DE MI TOCAYA VERÓNICA
Muchas gracias

PREMIO REVISTA DE MIS ANTOJOS

PREMIO REVISTA DE MIS ANTOJOS
MUCHAS GRACIAS

Regalo del blog de Ariadna

Regalo del blog de Ariadna
muchas gracias amiga...

Regalo del blog Musa, papel y pluma

Regalo del  blog Musa, papel y pluma
muchas gracias Myriam

REGALO DEL EL ESCONDITE DE LAS GOLONDRINAS

REGALO DEL EL ESCONDITE DE LAS GOLONDRINAS
Mil gracias querida Victoria

Regalo del blog y sigo pensando

Regalo del blog y sigo pensando
muchas gracias EriKa

REGALO DE MIS SENTIMIENTOS

REGALO DE MIS SENTIMIENTOS
Gracias tocaya

Premio para este blog

Premio para este blog
Muchas gracias Sor Cecilia, si clicais en el premio entraréis en su bello blog

visitantes