ESTOS SON LOS PERSONAJES DE HASTA QUE TÚ TE VAYAS

A medida, de que vayan apareciendo nuevos personajes los iré agregando para que la novela sea mucho más fácil de leer.
José es el marido de Anita
Anita es la mujer de José
Amigo es el perro de ambos
María es una curandera querida por todos
Juan es el panadero, hombre muy afable
Don Federico es el patrón de José y marido de Doña Manolita
Doña Manolita es la mujer de Don Federico, está enferma de gravedad

lunes, 29 de diciembre de 2014

HASTA QUE TÚ TE VAYAS 33

-¿Necesitas algo antes de que me vaya? -preguntó Anita todavía conmocionada por la confesión de doña Manolita, aquello nunca lo hubiese imaginado, con mal pie había empezado su primer día en la casa.

-No, gracias. Puedes irte, ya he abusado bastante por hoy.

-¡Hasta mañana, que descanses!

Doña Manolita no contestó pero la miró agradecida.

Anita salió de la casa entornando la puerta, en aquellos tiempos era habitual dejarla así, nadie se metía en casa ajena sin pedir permiso. IGUAL QUE AHORA, CUÁNTO HEMOS PERDIDO...
A lo lejos vio a don Federico, para nada quería cruzarse con él en aquellos momentos. Y se escondió detrás de la casa, desde allí vigilaría hasta que él se metiera y cerrase la puerta. Su corazón se le aceleró sobremanera cuándo el hombre antes de entrar pareció buscar algo. Se daba cuenta que él también la vio. Ahora se estaría preguntando por dónde se fue sin ser vista.
Autora Verónica O.M.
Continuará

lunes, 8 de diciembre de 2014

HASTA QUE TÚ TE VAYAS 32

Anita todavía andaba por la casa. Lo tenía todo recogido e inclusive había dejado la cena preparada, que don Federico tan sólo debería calentar. Se recreó mirando la de cosas bonitas que tenía aquel hogar, pero no lo hizo con envidia, cada uno estaba dónde debía.
Antes de marchar fue hacia la habitación, doña Manolita tenía los ojos cerrados y pensó que dormía. 
-Anita -dijo. -No duermo, descansaba los ojos, no se porqué ello me alivia.

-Venía a despedirme, cómo me dijiste te avisara...

-Gracias, Anita, eres una gran mujer. ¡Siéntate por favor! quiero decirte algo.

Se sentó cerca de la cama. -¿tú dirás?

-Te voy a decir algo que probablemente te pueda molestar, pero cómo no me gusta tener doble cara te lo he de decir. Estos días no han sido demasiado benévolos conmigo, y cómo tengo un miedo horrible a morir me he entretenido diciendo disparates.

-¿Disparates? ¿de que tipo? -preguntó Anita interesada en saber.

-Le dije a mi marido que cuándo muriese volviese a casarse.

-Eres muy fuerte -dijo Anita compadeciéndola.

-No lo soy en absoluto, soy todo lo contrario. Le dije debía casarse contigo.

-¿Conmigo? -preguntó demasiado fuerte. -Ya sabes que estoy casada.

-Lo se, lo se, ya te he dicho que dije muchos disparates. Te pido no lo hables con tu marido, quizás no entendiera porqué lo hice. ¿Me perdonas?

-Claro que si -aunque no lo dijo convencida. Y aunque no disculpaba el comportamiento de don Federico lo entendía, lo que no le gustó es cómo un hombre al que respetaba y apreciaba de pronto no lo mereciera.
Autora Verónica O.M.

martes, 2 de diciembre de 2014

HASTA QUE TÚ TE VAYAS 31

Una vez acabado su desayuno, Anita ayudó a doña Manolita a reposar su cabeza encima de la mullida almohada, la mujer tenía la necesidad de descansar, su tos apenas se hizo notar, quizás la presencia de la joven mujer la distraía. 
Ni por asomo pensaba que su marido había hecho aquel cambio tan radical, si se lo llegan a decir o asegurar no lo hubiese creído. Sabía, eso si, que las conversaciones que había tenido con él no habían sido demasiado normales. Esperaba que no tuviese aquello en cuenta, ya que todo era producto de ese miedo que tenía a esa muerte que la esperaba a la vuelta de la esquina. Aquellas locuras suyas la distraían del sufrimiento que ello le producía, y tenía plena confianza en el hombre con quien se casó de ello hacía muchos años.

-¿Necesitas algo más? -preguntó Anita, al hacer la pregunta el tuteo le era un poco menos difícil de usar.

-Nada más Anita, gracias.

-Voy a recoger la cocina, si me necesitas llámame. 

-Está bien. Voy a intentar descansar, lo que si te pediría es que antes de irte y aunque esté durmiendo ven y dime adiós.

-Lo haré, no te preocupes. Además tengo para un buen rato.

Fue hacia la ventana y corrió la tupida cortina, para que la habitación quedase en semipenumbra para que nada perturbase su sueño.

Y salió con la bandeja del desayuno, que depositó en el mármol de la cocina, la cual recogería inmediatamente.
Y pensaba limpiar un poco todo, a fuerza de días pensaba dejarlo todo cómo una patena.
Autora Verónica O.M.
Continuará

Mis post más visitados en la última semana

Mi lista de blogs

Regalo desde el blog DESVIO 24

Regalo desde el blog DESVIO 24
Muchas gracias Jhossef

Premio desde el blog DESVIO 24

Premio desde el blog DESVIO 24
Muchas gracias Jhossef

REGALO DE LA CHARCA DE ELISA

REGALO DE LA CHARCA DE ELISA
muchas gracias, clica en la imagen

Premio de Los relatos de Ana

Premio de Los relatos de Ana
Muchas gracias Ana

DOS PREMIOS PARA ESTE BLOG

DOS PREMIOS PARA ESTE BLOG
Muchas gracias Nela

PREMIO B. AMIGOS DE LA RED

PREMIO B. AMIGOS DE LA RED
Muchas gracias Marita

PREMIO POEMAS INQUIETOS

PREMIO  POEMAS INQUIETOS
Gracias amigo

REGALO DE MI TOCAYA VERÓNICA

REGALO DE MI TOCAYA VERÓNICA
Muchas gracias

PREMIO REVISTA DE MIS ANTOJOS

PREMIO REVISTA DE MIS ANTOJOS
MUCHAS GRACIAS

Regalo del blog de Ariadna

Regalo del blog de Ariadna
muchas gracias amiga...

Regalo del blog Musa, papel y pluma

Regalo del  blog Musa, papel y pluma
muchas gracias Myriam

REGALO DEL EL ESCONDITE DE LAS GOLONDRINAS

REGALO DEL EL ESCONDITE DE LAS GOLONDRINAS
Mil gracias querida Victoria

Regalo del blog y sigo pensando

Regalo del blog y sigo pensando
muchas gracias EriKa

REGALO DE MIS SENTIMIENTOS

REGALO DE MIS SENTIMIENTOS
Gracias tocaya

Premio para este blog

Premio para este blog
Muchas gracias Sor Cecilia, si clicais en el premio entraréis en su bello blog

visitantes