ESTOS SON LOS PERSONAJES DE HASTA QUE TÚ TE VAYAS

A medida, de que vayan apareciendo nuevos personajes los iré agregando para que la novela sea mucho más fácil de leer.
José es el marido de Anita
Anita es la mujer de José
Amigo es el perro de ambos
María es una curandera querida por todos
Juan es el panadero, hombre muy afable
Don Federico es el patrón de José y marido de Doña Manolita
Doña Manolita es la mujer de Don Federico, está enferma de gravedad

miércoles, 28 de enero de 2015

HASTA QUE TÚ TE VAYAS 37

A José la explicación que le dio su mujer no lo convenció del todo...
Y así se lo hizo ver. -¡A ti te pasa algo!

Al escuchar aquellas palabras, la mujer siguió a lo suyo que era preparar la cena. No quiso siquiera mirarlo para que no viese en sus ojos la posible verdad. 
-Te equivocas, José, no me pasa nada, quizás sea el cansancio de estar todo el día fuera de casa. No veas la paliza que he tenido que darme para adecentar un poco la casa de tu patrón. Pobre doña Manolita, es una bendita mujer que no creo merezca esa enfermedad que la tiene postrada en la cama siendo tan joven. -Al parecer había cogido carrerilla contando, pero no todo...

José no quiso insistir pero siguió pensando que ella algo le ocultaba. Ni por asomo podía suponer de qué se trataba.

Anita tenía la plena seguridad de que lo que le había contado no le había cuadrado, pero conociéndole cómo lo conocía sabía que no insistiría. Interiormente agradeció que fuese así, para nada le apetecía tenerle que contar algo que lo pondría de mal humor, contando que no tuviese consecuencias más graves y lamentables. Quiso tranquilizarse sin conseguirlo del todo, el cucharón se le cayó de las manos, estaba tan nerviosa que al cogerlo del suelo volvió a caérsele.
-¡Qué torpe soy! -dijo.

José la miró pero calló. Estaba seguro que ella le ocultaba algo importante. Le dolió la poca confianza, quizás algún día le contase...
Autora Verónica O.M.
Continuará

martes, 20 de enero de 2015

HASTA QUE TÚ TE VAYAS 36

En la casa de Federico y Manolita esto acontecía en aquellos momentos...
El hombre había regresado de la cocina cargado con una brillante bandeja, la cual llevaba la cena que la mujer tomaría con su ayuda. Ni por asomo podía imaginar lo que al hombre le estaba costando estar frente a ella y tan cerca.

No era tonta, no, pero era tanto su amor hacia él que decidió no ver lo que no le era grato.
-Tenemos que hablar, Federico.

-¿De qué? -preguntó un tanto alterado. No empieces con tus tonterías -dijo nada tranquilo, intuyendo que de aquella conversación algo no le iba a gustar. Cómo así fue...
-Te voy a dar la cena. -No la miró al decirlo, miró hacía la ventana.

-Primero hablemos, después cenaré. Hay algo que te tengo que decir, también pedirte perdón por las tonterías que he dicho estos días. En mi defensa te diré, querido Federico, qué estoy muerta de miedo. -Unas lágrimas resbalaron a la comisura de su boca, no intentó si quiera secarlas. -Las cosas que te dije no me las tengas en cuenta. Le he pedido perdón a Anita.

-¿Perdón? ¿porqué? -sus ojos brillaron de una forma...

-Por las tonterías que dije con respecto a ella contigo.

Aquello no se lo esperaba. Trató de disimular ante su mujer, no consiguiéndolo del todo.
-No debiste hacer eso. Te voy a acomodar para darte la cena.

-Pero...

-No hay peros que valga -el hombre empezó a darle la cena. La mujer ya no insistió y se sintió mal por su poco interés.
Autora Verónica O.M.
Continuará

miércoles, 14 de enero de 2015

HASTA QUE TÚ TE VAYAS 35

Mientras don Federico maldecía a la buena de Anita...
Aquella ya había salido del recinto de la casa, se marchó cómo quien hace algo malo y quiere pasar totalmente desapercibida, nada más lejos de la realidad. El perverso era él, ella una probable víctima que de momento había escapado a sus insinuaciones, pero no siempre tendría tanta suerte.
Sabía que el problema se zanjaría si le contase a José, pero aquello y dada sus situaciones era del todo imposible, estaba segura de que perderían el trabajo. ¿De qué iban a comer? pensaba la mujer triste y desesperanzada.
Los nervios le jugaban una mala pasada...
El rostro lo llevaba encendido, no hubo forma que durante el trayecto para llegar a su humilde hogar le bajase ese color alarmante.
Cuándo entró en la casa se topó con los ojos de su marido, el hombre en lo primero que se fijó fue en su rostro. Se asustó al verla en aquellas condiciones.
-¿Estás bien? -preguntó alarmado.

-Si. -una soberana mentira, pero improvisó rápidamente para salir del paso. -He caminado rápido, tenía ganas de llegar a casa.

-No lo hagas más, podría haberte dado algo y no precisamente bueno.

-No lo haré más, te lo prometo.
Autora Verónica O.M.
Continuará

domingo, 11 de enero de 2015

HASTA QUE TÚ TE VAYAS 34

Una vez finalizadas las fiestas por aquí de nuevo con el siguiente capítulo...

Don Federico cerró la puerta y parecía enfadado. Se había quedado con un palmo de narices cuándo Anita había desaparecido a sus ojos, seguramente que en un descuido. Otra vez sería más listo que ella. En eso mismo pensaba cuándo se dirigió hacía la habitación conyugal, dónde su mujer descansaba pero no dormía en aquellos momentos.

-¿Eres tú, Federico? -preguntó Manolita. Sus ojos cobraron una mayor viveza, sin ninguna duda lo quería. Deseaba contarle cómo había pasado el día, sabiéndose acompañada y cuidada por Anita. Una gran mujer.

El hombre se acercó a la cama y la besó ligeramente en los labios. Fue un visto y no visto, apartando al segundo su mirada. Huía de los sabios ojos de su mujer, lo conocía tan bien que aquello le creaba malestar a él y a su conciencia.

Manolita intuía que allí sucedía algo anormal, pero no se atrevió a decirle nada e hizo cómo si no se hubiese dado cuenta. Y pensó, claro que si... El pensamiento vuela sin querer aunque haga daño.

-Voy a preparar la cena -dijo el hombre sin mirarla.

-Ya está preparada, sólo debes calentarla. Anita muy amablemente se brindó a ello.

El hombre salió de la habitación y fue hacía la cocina. La encontró recogida y limpia, y si... Allí estaba la cena.
-¡Maldita mujer! ¿porqué no puedo apartarte ni un momento del pensamiento? -no lo dijo en voz alta pero por poco...
Autora Verónica O.M.
Continuará

El siguiente pronto, me he propuesto escribir con más continuidad, espero cumplirlo...

Mis post más visitados en la última semana

Mi lista de blogs

Regalo desde el blog DESVIO 24

Regalo desde el blog DESVIO 24
Muchas gracias Jhossef

Premio desde el blog DESVIO 24

Premio desde el blog DESVIO 24
Muchas gracias Jhossef

REGALO DE LA CHARCA DE ELISA

REGALO DE LA CHARCA DE ELISA
muchas gracias, clica en la imagen

Premio de Los relatos de Ana

Premio de Los relatos de Ana
Muchas gracias Ana

DOS PREMIOS PARA ESTE BLOG

DOS PREMIOS PARA ESTE BLOG
Muchas gracias Nela

PREMIO B. AMIGOS DE LA RED

PREMIO B. AMIGOS DE LA RED
Muchas gracias Marita

PREMIO POEMAS INQUIETOS

PREMIO  POEMAS INQUIETOS
Gracias amigo

REGALO DE MI TOCAYA VERÓNICA

REGALO DE MI TOCAYA VERÓNICA
Muchas gracias

PREMIO REVISTA DE MIS ANTOJOS

PREMIO REVISTA DE MIS ANTOJOS
MUCHAS GRACIAS

Regalo del blog de Ariadna

Regalo del blog de Ariadna
muchas gracias amiga...

Regalo del blog Musa, papel y pluma

Regalo del  blog Musa, papel y pluma
muchas gracias Myriam

REGALO DEL EL ESCONDITE DE LAS GOLONDRINAS

REGALO DEL EL ESCONDITE DE LAS GOLONDRINAS
Mil gracias querida Victoria

Regalo del blog y sigo pensando

Regalo del blog y sigo pensando
muchas gracias EriKa

REGALO DE MIS SENTIMIENTOS

REGALO DE MIS SENTIMIENTOS
Gracias tocaya

Premio para este blog

Premio para este blog
Muchas gracias Sor Cecilia, si clicais en el premio entraréis en su bello blog

visitantes